Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Carne roja y magra: ¿cuál es mejor comer?

Escrito por:
Comparte la nota
carne magra y carne roja, es mejor comer carne magra o roja, riesgos de carne roja

¿Deberías evitar la carne roja y cambiarla por la magra para tener una mejor salud? Aquí te decimos la verdad sobre ellas, cuál es la diferencia y cómo consumirlas.

Carne roja

La carne roja es la que se deriva de animales como el cordero, vaca o cerdo. Por años se le ha satanizado por ser un alimento que causa daños al organismo, pero antes se deben tomar dos aspectos en cuenta.

Es rica en nutrientes

PUBLICIDAD

La carne es una buena fuente de proteínas, hierro, zinc, vitamina B y ácidos grasos omega-3.

Puede aumentar el riesgo de enfermedades, si es procesada

De acuerdo con el sitio inglés Diabetes.co.uk, un alto consumo de carne roja procesada (salchichas, tocino, carne molida, jamón y carne enlatada) ha mostrado tener una relación con el desarrollo de enfermedades como la Diabetes tipo 2 y el cáncer de colon.

Dicha conexión se da porque la carne procesada puede tener muchos conservadores y porque generalmente las salchichas o la carne para hamburguesa se fríen a altas temperaturas, lo cual provoca que se desprendan sustancias tóxicas para el cuerpo, como las nitrosaminas.

En cuanto a la carne roja no procesada, se sabe que sí contiene colesterol, pero no hay una asociación definitiva entre ella y un peligro a la salud.

Carne magra

En realidad el término magro o magra es un tipo de corte de carne (de cerdo, res, pollo, pavo o pescado) que tiene un bajo contenido de grasa, por lo que aquí también puede incluirse la carne roja no procesada.

Una de las características de la carne magra es que tiene muy poca piel o partes blancas (grasa). Como ejemplos podemos nombrar a la  pechuga de pollo o pavo, salmón, sardina, atún (no enlatado), filete de res y chuleta de cerdo.

Por qué deberías preferir la carne magra

Representan una rica fuente de proteínas y, a diferencia de las carnes rojas procesadas, tienen menos calorías y grasas saturadas, informa el portal NHS del Departamento de Salud y Asistencia Social de Inglaterra.

Cómo elegir la proteína magra

Aplica estos tips al momento de consumir carne magra:

– Se considera un corte magro si una porción de 85 gramos tiene menos de 10 g de grasa total, 4.5 g o menos de grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol.

– Cuando compres la carne (pollo, res, cerdo o pescado) pide cortes sin piel o retírala al momento de cocinarla.

– Si es una carne empaquetada, revisa la etiqueta y escoge la que tiene menos porcentaje de grasa.

– Cocina la carne a la parrilla o en el horno, en vez de freírla, y a una temperatura máxima de 70 grados centígrados.

– Por sí sola, la carne ya contiene grasa, así que no es necesario que le añadas aceite a la sartén.

– Acompaña siempre cualquier tipo de carne con vegetales o ensalada.

En conclusión, la carne magra es la más recomendable si estás cuidando tu salud y si quieres mantener tus niveles de colesterol estables.

Beneficios de comer carne de cerdo cuando tienes Diabetes

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10