Nuestros sitios
Continúa leyendo:
La diabetes y el mal humor
Comparte
Compartir

¿Cómo manejar el mal humor cuando tienes Diabetes?

Por: Hercilia Ortiz 28 Oct 2015
¿Andas de enojado? Aquí te decimos cómo manejar el mal humor cuando tienes Diabetes.
¿Cómo manejar el mal humor cuando tienes Diabetes?

Andar de mal humor cuando tienes Diabetes, no sólo repercute en tus relaciones interpersonales, también puede afectar en el control de tu glucosa. Por ello en esta nota te hablaremos sobre el enojo y cómo manejarlo cuando tienes Diabetes.

¿Cómo te afecta el mal humor cuando tienes Diabetes?

El enojo es un estado de ánimo que repercute en la salud emocional y física, pues al enojarte, el organismo segrega adrenalina y noradrenalina, los cuales son neurotransmisores que posibilitan los comportamientos de alerta y actividad, de confrontación y lucha. Es entonces que los daños a tu salud pueden ser más graves.

Te recomendamos este video

mal-humor-cuando-tienes-diabetes-1

Algunas de las consecuencias del enojo en la salud están relacionadas con el corazón. Cuando nos enojamos, el ritmo cardiaco aumenta, lo mismo que la presión arterial y el flujo sanguíneo; además se produce vasodilatación, agitación, sudoración, taquicardia y, en personas más susceptibles, puede ocasionar hasta un infarto. También, se presentan problemas en la piel como enrojecimiento, manchas y salpullido; de la misma forma, los disgustos provocan un inevitable descontrol de la glucosa a nivel sanguíneo, lo que a su vez produce daños en los riñones, en los tejidos y otros órganos.

También puede interesarte: ¿Cómo mejorar tu humor en el trabajo?

¿Cómo manejar el mal humor cuando tienes Diabetes?

PUBLICIDAD

No existe una técnica específica para el manejo del mal humor, sino diversas estrategias que puedes poner en práctica cuando el estrés te invada en momentos inesperados:

  • Habla de forma pausada y sin prisas.
  • Regula el ritmo de tu respiración.
  • Bebe un poco de agua, de ser posible.
  • Busca un lugar para sentarte y pensar con calma.
  • Recuéstate un momento, si es necesario.
  • Guarda silencio el tiempo que creas conveniente.

Lee también: ¡Mantén el buen humor!