Nuestros sitios
Compartir

Concéntrate… ¡ya!

Por: Diabetes Juntos x ti 22 Dic 2015
¿Tienes problemas para hacerlo?
Concéntrate… ¡ya!

Concentrarse es una de las actividades que para muchos puede parecer complicada debido a la cantidad de estímulos, distracciones y pensamientos a la que nuestro cerebro se encuentra expuesto. La distracción ocasiona que acciones simples, como atender una conversación o enfocarnos en los deberes del momento, se dificulten aún más. De acuerdo con especialistas, las tareas más afectadas son las que se realizan dentro del área laboral.

Concéntrate… ¡ya!

Verena Steiner, experta en el tema, indica que la concentración es, sobre todo, una cuestión de adiestramiento mental. Concentrarse es reunirse con uno mismo y, por un instante, orientar la atención de forma intencionada hacia una dirección, ligarse a ella e ignorar todo lo demás.

Es posible ejercitarnos para aprender a concentrarnos. Posible y necesario, pues el poder de concentración es imprescindible para sacar el máximo provecho y lograr el éxito en todas las facetas de nuestra vida.

Por ello, a continuación te brindamos algunos consejos que te pueden ser de mucha ayuda cuando la concentración huye en los momentos que más la necesitas.

Enfócate por completo en un tema:

Hay que cultivar ciertas condiciones previas, como alcanzar el sosiego interior y procurarse quietud exterior, no te dejes interrumpir, organízate de forma inteligente y haz una cosa después de otra para cumplir tus objetivos.

Enemigo a la vista:

El mayor enemigo de la concentración son las interrupciones y distracciones, seguidas de los ruidos. Según Steiner, es una situación paradójica, porque la mayoría de estas molestias las podemos evitar. A ese respecto, la regla clave es simple: apagar el teléfono móvil, olvidarse de internet, ponerse tapones en los oídos y ¡a trabajar! Desde el momento en que vemos que falta concentración, nuestro comportamiento mejora y eso nos va a ayudar.

Dos “simples” pasos a seguir:

-El primer paso es aprender a observar nuestro comportamiento sin criticarnos, es decir, sin valoraciones. De ese modo, tomamos más conciencia de nuestro nivel de concentración.

-El segundo paso consiste en intentar mantenernos concentrados el mayor tiempo posible. Para ejercitar este paso conviene limitar el tiempo de concentración o fijarse un objetivo inmediato. Así, nuestra mente estará ocupada de tal forma que no le quede más tiempo para distraerse.

Ante una situación estresante e inesperada, es conveniente realizar respiraciones tranquilizadoras y “aprender de los actores y otros profesionales, que tienen que concentrarse en su papel sean cuales sean las circunstancias”.

No se puede desarrollar la habilitad mental de la concentración en un solo día; según Verena Steiner, es más bien un adiestramiento similar al de aprender a tocar el piano o jugar al tenis. Para alcanzar un nivel elevado, hay que practicar día tras día y continuar paso a paso, lo cual conduce al éxito.

Te recomendamos este video

PUBLICIDAD

LEE MÁS CONTENIDO
NOTAS RELACIONADAS