Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Correr ¿en la playa?

Por: Diabetes Juntos x ti 15 Jul 2009
Sí, estás de vacaciones, pero tienes que controlar tu Diabetes y nada mejor que con una caminata o carrera sobre la arena.
Correr ¿en la playa?

correr en la playaEs cierto, sales de vacaciones, pero la Diabetes no se queda, viaja contigo, por ello descuidar tu alimentación o tu rutina de ejercicio puede resultar peligroso. Quizá no haya muchos ejercicios que puedas hacer en las vacaciones, al menos que te hospedes en un hotel que cuente con gimnasio, pero para quienes les gusta ejercitarse al aire libre, nada mejor que caminar o correr temprano por la playa.

Divertido, bello y muy benéfico

Te recomendamos este video

Como se trata de un lugar en donde hace mucho calor, correr en la playa implica levantarse un poco más temprano, aunque estés de vacaciones, pero este esfuerzo se verá compensado cuando, al estar en la playa observes el amanecer y el tranquilo vaivén del mar mientras vas corriendo o caminando.

Además, tiene otras ventajas:

  • La arena amortigua mejor el impacto de tu pie
  • Tus piernas ganarán fuerza. Al tratarse de una superficie suave irás más lento, pero tus piernas necesitarán un poco más de fuerza para andar. • Trabajarás cuadriceps, glúteos, pantorrillas y columna vertebral.
  • Fortalecerás tus tobillos
PUBLICIDAD

Recomendaciones:

  • Usa tenis. Aunque correr sin zapatos puede ser muy placentero, no lo hagas, podrías encontrarte con objetos sobre la arena que lesionen tus pies.
  • Corre de las 6 de la mañana a las 10, para evitar los rayos UV.
  • Toma un desayuno ligero.
  • Usa bloqueador solar especial para deportistas, pues aún con el sudor, no se elimina.
  • Lleva agua para rehidratarte.
  • Utiliza lentes oscuros para proteger tu vista.
  • Procura llevar ropa muy ligera, ya que entrarás en calor mucho más rápido.
  • Lleva gorra o visera para protegerte del sol.
  • Recuerda parar cuando tu cuerpo lo pida.

Al final de tu sesión, quítate los tenis y camina un momento descanzo, esto te puede ayudar a bajar tu ritmo cardiaco y a exfoliar tus pies. Luego mete tus pies al mar y por último haz tus ejercicios de estiramiento. Relájate y disfruta la hermosa experiencia que acabas de vivir, ¡sin duda la recordarás y querrás repetirla!

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas