Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Cuando tu esfuerzo no tiene limites

Por: Diabetes Juntos x ti 13 Sep 2012
Los atletas mexicanos de los Paralímpicos son el ejemplo.
Cuando tu esfuerzo no tiene limites
 
 Es muy cierto que cuando la persona se visualiza como triunfadora desde el inicio, se imagina con una medalla o atravesando una meta, pese a limitantes, es ahí, cuando el ser toma la fuerza para trasladar esa escena a la realidad.
 
Es así como lo demostraron las 21 preseas que se obtuvieron durante los juegos Paralímpicos de Londres 2012, justa histórica para la delegación mexicana de atletas, ya que superaron el número de medallas que se ganaron en Beijing 2008.
 
Atletas que pese a sus limitantes físicas lograron llegar a esa meta como triunfadores para romper un récord o constatar ante ellos mismos que “sí se puede”.
 
A veces, pareciera imposible continuar después de un accidente que deja graves secuelas físicas, pero con ellos es posible darse cuenta que la única limitante la ponemos nosotros mismos al no querer seguir o dejarse hundir en depresión.
 
Algunos especialistas como psicólogos, consideran que es normal que el ser humano presente ciertos pensamiento negativos al principio, cuando se toma conciencia de lo que ha ocurrido sobre alguna extremidad o capacidad de su cuerpo. Proceso de duelo que no se debe prolongar por más de un año, sino deberá recurrir a atención especializada.
 
Sin embargo, hay personas con una gran fortaleza mental y espiritual que no ven la discapacidad como una “tortura o castigo de la vida”, sino como una prueba para salir siempre vencedor y con la cabeza en alto.
 
Actitud que a los más jóvenes les cuesta trabajo tomar, sin embargo, no se debe generalizar, ya que hay otros como el atleta Gustavo Sánchez, quien con sólo 18 años de edad logró conquistar los juegos Paralímpicos-en natación- al ser el mexicano que más veces estuvo en el podium: dos veces con el oro, una de plata y otra de oro.
 
Sánchez encontró en la natación la manera para salir adelante, el deporte fue su aliciente más certero, disciplina que comenzó desde los nueve años, cuando sus padres lo estimularon a salir de la casa y pararse de la cama.
 
Queda claro que el apoyo familiar es fundamental para crecer emocionalmente, pues fueron los padres de Gustavo Sánchez, quienes le motivaron a seguir adelante y quienes hasta ahora lo acompañan en cada competencia, en cada brazada.
 
De hecho, Sánchez mencionó “fue muy padre sentir la adrenalina, el entusiasmo durante esos juegos”. Con ello es posible constatar lo maravilloso que puede llegar a ser la actitud del ser humano, lo poderoso que puede llegar a ser el pensamiento, si tú te lo propones.
 
Sin duda ellos, los atletas de los juegos Paralímpicos, son el ejemplo más fiel de que sí se puede salir adelante.

 
 
 
 

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas