Nuestros sitios
Continúa leyendo:
Ejercicio y dolor
Comparte
Compartir

Dolor y ejercicio

Por: Diabetes Juntos x ti 15 Oct 2013
¿Sigues creyendo que para que funcione debe dolerte?
Dolor y ejercicio

Te decidiste a hacer ejercicio, y el resultado es un dolor en todas las partes de tu cuerpo que te impide siquiera reírte cómodamente. Esto es normal cuando se comienza una rutina de actividad física y el cuerpo no está acostumbrado, sin embargo, la idea de que para que el ejercicio sirva debe causar dolor es obsoleta y falsa.

La razón por la cual duelen los músculos cuando se inicia el deporte es porque éstos producen ácido láctico. El dolor se acompaña de tumefacción o hinchazón, disminución del rango de movimiento, rigidez y pérdida de fuerza en los músculos. Las consecuencias de esto es que muchas personas abandonen el ejercicio pues conforme avanzan los días, el dolor aumenta y aunque se trate de algo normal que con el tiempo pasa, existen formas de evitar que esto te ocurra:

  • Después de tu rutina de ejercicio, tómate unos minutos para hacer estiramientos. Los ejercicios de estiramiento o flexibilidad ayudarán a que tus músculos no se pongan rígidos y, por tanto, duelan menos.
  • Sigue haciendo ejercicio. El dolor no durará siempre si haces ejercicio regularmente. Si continuas con tu rutina el dolor desaparecerá. Si haces ejercicio esporádicamente siempre que inicies de nuevo el dolor aparecerá.
  • Después de hacer ejercicio puedes tomar un baño con agua caliente. Esto relajará tus músculos y podrás continuar con tus actividades diarias de forma normal.
  • Da masaje a tus músculos. Los masajes ayudan a relajar los músculos y controlar el dolor. Puedes usar una crema refrescante para el masaje y hacerlo después de un baño con agua caliente. Masajea suavemente donde sientas el dolor.
  • Toma agua durante la rutina y después de ésta para hidratarte y eliminar un poco del ácido láctico que producirá el dolor.

Te recomendamos este video

Recuerda que el ejercicio te mantiene saludable y te ayuda a controlar tus niveles de glucosa, forma parte integral de tu tratamiento contra la Diabetes, por lo que no debes dejar de hacerlo. Si comenzaste y sientes dolor, no te preocupes, después de unas semanas y a veces con solo unos días el dolor desaparece. No abandones tu rutina por este dolor porque es pasajero y los beneficios del ejercicio son permanentes.

NOTAS RELACIONADAS