Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Ejercicio y salud emocional

Por: Diabetes Juntos x ti 18 Mar 2011
El ejercicio beneficia al cuerpo...todo el cuerpo

Ejercicio y salud emocional

 Actualmente, el estilo de vida de la mayoría de la gente es determinado por las presiones de todos los ámbitos de la vida.

Ya sean presiones económicas, apuros de tiempo, problemas laborales, etc., las presiones a menudo repercuten nuestra salud dejándonos fuertes dosis de estrés y con ello, reacciones de emergencia en nuestro organismo innecesarias y que en caso de las personas con Diabetes, resultan en un impedimento para el autocontrol por las descompensaciones alimenticias que vienen con estas ellas.

Así, frecuentemente nos vemos tan presionados y frustrados al terminar el día, que a llegar a casa, únicamente atinamos a desplomarnos sobre el sillón o la cama y vemos televisión hasta que nos vence el sueño. Es nuestro modo de relajarnos.

Sin embargo, esta forma solo tiende a acumularse y nunca llegamos a una relajación benéfica, apenas medio descansamos pero al siguiente día, desde temprano, regresamos a la rutina diaria y con ello al ruido, al trabajo a marchas forzadas y entremos a un círculo vicioso donde nunca encontramos un verdadero descanso por toda la energía acumulada.

Para contrarrestar esto y ayudarnos a encontrara un equilibrio físico y emocional, especialistas recomiendan la práctica cotidiana en ejercicio físico, que ha demostrado reducir tener un impacto psicológico positivo, reduciendo las emociones vinculadas al estrés como el estado de ansiedad y depresión.

La realización de ejercicios aeróbicos brindan distintos beneficios:

  •  Proveen mayor resistencia
  • Mantiene al corazón latiendo de una forma constante y elevada, por un período extendido, aumentando los niveles de colesterol HDL (el "bueno"), y ayudando a controlar la presión arterial.
  • Fortalece los huesos en la espina dorsal.
  • Ayudas a mantener un peso normal.
  • Le brinda un sentido de bienestar general.

Y se pueden dividir en dos categorías, de bajo y de alto impacto. Entre los de bajo impacto se cuentan: caminar, nadar, subir una escalera, esquiar, remar. Caminar es uno de los más populares debido a lo sencillo que resulta su práctica pues casi todas las personas pueden realizarlo sin problemas. Se ha demostrado que dedicar tres o más horas a la semana a la caminata reduce hasta en un 65% los riesgos de enfermedades cardiovasculares, ayuda quemar calorías y fortalece músculos y huesos.

Los de alto impacto, como su nombre lo indica, implican mayor esfuerzo físico y son: correr, bailar o jugar deportes de raqueta. Aunque también muy benéficos no son recomendables para cualquier persona y menos aún para quienes sufran algún grado de sobrepeso, por lo que se recomienda las especificaciones de especialistas para su práctica.

Como vemos, la práctica de ejercicio es importante a todo nivel, y mucho más cuando nos desenvolvemos en un entorno urbano donde la continua contaminación visual y auditiva satura nuestros sentidos y nos mantiene en un estado de estrés constante.

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas