Nuestros sitios
Continúa leyendo:
Salir a correr en cuarentena
Comparte
Compartir

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando corres?

Por: Mujer de 10 04 Ago 2016
No pongas más pretextos para salir a correr, a continuación te decimos qué pasa en tu cuerpo cuando corres. Verás que tiene grandes ventajas. ¿Sabes […]
¿Qué pasa en tu cuerpo cuando corres?

No pongas más pretextos para salir a correr, a continuación te decimos qué pasa en tu cuerpo cuando corres. Verás que tiene grandes ventajas.

¿Sabes qué cosas que pasan en tu cuerpo cuando corres? El jogging es una de las actividades deportivas favoritas, porque combina el ejercicio cardiovascular con la resistencia pulmonar, resultando el entrenamiento perfecto para quemar grasa y aumentar la capacidad cardiorrespiratoria. Pero, ¿te has puesto a pensar todo lo que pasa en tu cuerpo cuando corres? Son procesos tan complejos que te quedarás ¡boquiabierta!

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando corres?

  1. En el primer sprint empiezas a usar el ATP (adenosina trifosfato) almacenado en tus músculos, que pierde un fosfato y libera energía al convertirse en ADP (adenosina difosfato). Mientras, las células musculares reciclan todo el ADP para volver a convertirlo en ATP después de usarlo.
  2. En los primeros 90 segundos se agotan las reservas iniciales de ATP y tus células utilizan como energía el glucógeno celular, una forma de glucosa almacenada en músculos, sangre y algunos órganos, como el hígado. O sea, comienzas a quemar calorías.
  3. Los músculos comienzan a liberar ácido láctico, y empiezas a sentir que te ‘quemas’. Al cerebro comienzan a llegar señales que avisan del estrés físico.
  4. Conforme avanzan los minutos, tus células musculares requieren más oxígeno para optimizar la utilización de glucosa, por eso tu respiración se hace más intensa. Los pulmones se vuelven protagonistas, “despertando” y ventilando un 40% más de alvéolos.
  5. El corazón empieza a latir con mayor velocidad, para llevar más oxígeno y nutrientes a los músculos. Si en reposo es de 70 latidos por minuto, en competencia puede alcanzar los 150 latidos a los dos minutos.
  6. Todo este proceso aumenta la temperatura corporal y empiezas a sudar para enfriar el cuerpo, gracias a que el sistema circulatorio desvía el flujo sanguíneo a la piel que se enrojece y acalora, activando las glándulas sudoríparas.
  7. La mecánica de la columna y las extremidades es sumamente delicada y compleja, pues intervienen muchos factores como empuje, desplante, aterrizaje, fuerza… Considera que utilizas el 70% de los músculos al correr. Es de vital importancia usar el calzado adecuado y seguir la técnica de carrera correcta para tu composición morfológica, con el fin de evitar lesiones.
  8. El aumento del flujo sanguíneo en el cerebro sostiene el sistema motor en condiciones de alerta y liberas endorfinas, sustancias euforizantes y placenteras. También se estimula la concentración.
  9. Puedes presentar incontinencia urinaria por esfuerzo -por el impacto de los brincos-, si tienes el piso pélvico debilitado, lo cual puede ocurrir si has tenido un parto vaginal. Se cree que 50% de las mujeres presenta escapes ligeros de orina al correr o brincar.
  10. A los 10 minutos, si estás en buena forma, tus músculos tendrán una buena reserva de ATP y llegará suficiente oxígeno a las células para quemar glucosa y grasa, manteniendo el ritmo de carrera. Si no has entrenado mucho, comienza a agotarse el suministro de ATP y no tienes energía para seguir corriendo, el ácido láctico empieza a liberarse en exceso y a acumularse. Tienes que parar, has llegado al límite.

También lee: 

10 razones para salir a correr todos los días
Tips para elegir los mejores tenis para correr

Te recomendamos este video

PUBLICIDAD