Nuestros sitios
Continúa leyendo:
¿Cómo elevar la autoestima?
Comparte
Compartir

El poder de la palabra

Por: Diabetes Juntos x ti 15 Nov 2016
Cura tu pensamiento para cambiar tu actitud ante la vida.
El poder de la palabra
A veces nuestro más grande limitante llegamos a ser nosotros mismos, nosotros nos saboteamos al sentir miedo e inseguridad ante lo que nos atañe, pues cuando escuchamos “Diabetes” solemos definirla con montones de adjetivos negativos, que generan miedo, frustración e inseguridad.

El poder de la palabra

Se debe tener presente que la palabra del ser humano es el medio más certero para sentenciar las cosas, ya sea desde el lado positivo o de forma negativa. Por ello, la tarea es afirmar la Diabetes con adjetivos de bienestar: “oportunidad de mejorar”, “fortaleza”, “valentía” y “perseverancia”.
Veremos, cuántas veces nos predisponemos a lo peor cuando somos diagnosticados con cualquier enfermedad, por ejemplo, si el médico dice “gripa” viene a nuestra mente la imagen de una cama, inyecciones, pastillas y encierro, para después afirmarlo con la palabra. Si esto sucede con un simple padecimiento, me refiero a alteraciones no complicadas, entonces, es posible determinar la forma cómo se reacciona ante enfermedades crónicas, cuyo procedimiento médico es más arduo.
Por ello, se deben tomar las cosas de forma certera, no anteponer ni miedo, desilusión e inseguridad. Ten siempre presente que ante cualquier adversidad demuéstrate que eres capaz de salir adelante.
“Mi palabra no regresará a mi vacía, sino que regresará con su cometido” es una frase que muestra que cuando te enfrentes a situaciones difíciles trae a tu subconsciente pensamientos positivos, para después materializarlas a través de la palabra; verás, que poco a poco mejorará tu estado de ánimo y te armarás de un escudo para salir adelante.
Intenta no limitarte, ni sabotearte, recuerda que el ser lo construyes tú mismo, ser que debe estar formado por medio de palabras alicientes, combustible para continuar y luchar.
Muchas veces nos recetan infinidad de medicamentos para curar o controlar nuestras enfermedades, pero se nos olvida la importancia de sanar desde el pensamiento, ya que de ello dependerá cómo se pinte nuestro entorno, nuestra vida.
También puede interesarte: