Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¡Evita una lesión!

Por: Diabetes Juntos x ti 08 Abr 2010
Una de las razones más comunes por las cuales las personas dejan de hacer ejercicio son las lesiones.
¡Evita una lesión!

lesionCuando inicias una nueva tarea es muy común que cometas errores, esto sucede también cuando haces ejercicio. La mayoría de las personas que se inicia en un deporte, comete ciertos errores que los llevan a lesiones y una vez que sucede esto, es difícil que regresen a la actividad física.

La edición de marzo de Mayo Clinic Women’s HealthSource presenta el trasfondo de este fenómeno en el que la gente comienza a tener lesiones deportivas como tendinitis, bursitis, fracturas por estrés y desgarres tendinosos y vas más allá, pues nos ofrece una serie de consejos para evitar que esto suceda:

  • Autorización médica. Un médico puede ofrecerle consejo a quien está pensando en dedicarse a un nuevo deporte o actividad. En general, es mejor empezar lento y gradualmente aumentar.
  • Calentamientos. El calentamiento prepara al cuerpo para la actividad porque permite que la sangre fluya, aumenta la temperatura de los músculos y sube la frecuencia cardiaca. Realizar alguna actividad moderada, como caminar en la banda o andar en bicicleta a baja velocidad, es un buen calentamiento. Los músculos fríos son más proclives a lastimarse.
  • Estiramientos. Pasados los 40 años, ni las articulaciones, ni los tejidos, ni los músculos son tan flexibles como antes. Estirarse después de hacer ejercicio, cuando los músculos todavía están calientes, podría evitar lesiones y mejoraría el rendimiento.
  • Entrenamiento cruzado. Alternar diversos tipos de actividades obliga a trabajar a diferentes grupos musculares y eso permite que los músculos se adapten a una nueva actividad. Un programa equilibrado para acondicionamiento físico debe incluir actividades cardiovasculares, fortalecimiento muscular, ejercicios para flexibilidad como el yoga y otros ejercicios como Pilates que están orientados hacia la musculatura central.
  • Constancia. Introducir a presión horas de actividad física fuerte durante la semana crea el marco perfecto para una lesión. El mejor abordaje es apuntar hacia hacer ejercicio moderado a diario durante 30 minutos.
  • Prestar atención a los mensajes del cuerpo. Cuando se siente mucha rigidez o tensión es señal de que la intensidad es demasiada para el cuerpo.
  • Evitar excederse. Reposar un momento o descansar un día después de un entrenamiento vigoroso ayudaría a evitar una lesión. Un buen consejo es aumentar la actividad sólo en 10% cada semana; es decir, por ejemplo, añadir 1 milla (1,6 km) por semana hasta llegar a caminar 10 millas (16 km) semanales.

    Te recomendamos este video

    Cortesía de: mayo clinic

PUBLICIDAD

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas