Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Hidratación y calor

Escrito por:
Comparte la nota
 El tema del calor se ha popularizado últimamente, y con mucha razón: según los registros de años pasados por estas mismas fechas se registraron temperaturas de 26.9 ºC, mientras que este año se ha llegado hasta los 30.8 ºC.

Este aumento en la temperatura trae consigo varios riesgos para tu salud, por ejemplo, la deshidratación. Debido a esto, es muy importante que tomar en cuenta precauciones para evitar los riesgos del exceso de calor, especialmente cuando hacemos ejercicio.

En primer lugar, hay que reconsiderar el sitio donde llevamos a cabo nuestras rutinas, evitando principalmente hacerlo bajo el sol (mucho más el de mediodía), y de preferencia ejercitarnos en un lugar cerrado y con buena ventilación como un gimnasio e incluso en nuestra propia casa.

Asimismo, también la forma de hidratarnos debe cambiar pues al incrementarse la temperatura, el cuerpo comienza un proceso de adaptación que reduce la sensación de sed en cuanto a la necesidad de hidratarse, principalmente en niños y personas mayores, por lo que es necesario beber aún más agua de la que acostumbramos para aplacar la sed, es decir, tomar más allá de la sed y antes de que ésta se presente.

En este caso, cuando hacemos ejercicio la recomendación general es mantenernos hidratados constantemente, pues por obvias razones, la sed se presentará con mayor frecuencia. Se pueden consumir bebidas enriquecidas con sales minerales para favorecer una pronta recuperación, pero hay que consultar al especialista en Diabetes para precisiones individuales.

Además de la cantidad de líquido que se pierde a causa del calor, también al sudar se pierden nutrientes y minerales que se recuperan comiendo. Por ello, al terminar  el ejercicio, se debe priorizar el consumo de frutas y verduras, por ejemplo, en ensaladas, ya que así recuperamos los carbohidratos perdidos de manera sana. Además, las ensaladas son una buena opción, pues es frecuente que a consecuencia del calor perdamos el apetito.

 

Relacionadas

No encontramos notas relacionadas.

Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10