Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Los principales beneficios de practicar Mindfulness

Por: Monse Rivera 04 Ene 2021
Navegar en un mar en calma no tiene demasiado mérito. Pero cuando el mar se pone bravo, hacerse con el timón es otro cantar. En […]
Los principales beneficios de practicar Mindfulness

Navegar en un mar en calma no tiene demasiado mérito. Pero cuando el mar se pone bravo, hacerse con el timón es otro cantar. En tiempos frenéticos de incertidumbre y de estrés a muchos niveles, suena con fuerza la palabra Mindfulness. Todos la hemos oído alguna vez pero, ¿en qué consiste y en qué puede beneficiarnos?

Mindfulness significa atención plena o consciencia plena. Supone un cambio y una ruptura radical con la filosofía de vida típicamente occidental, muy centrada en el estímulo externo y en la que se concede tradicionalmente muy poca atención e importancia a escuchar nuestro propio cuerpo. A pesar de que pueda estar vinculado a ciertas culturas o prácticas religiosas orientales, lo cierto es que carece de cualquier tipo de carácter mágico o religioso, siendo una práctica respaldada por una base científica sólida. 

Te recomendamos este video

Disponemos de gran cantidad de evidencia científica respecto al enorme impacto en nuestra calidad de vida de la práctica de Mindfulness. Diversas técnicas de neuroimagen arrojan resultados que reflejan cambios en estructuras cerebrales como el córtex prefrontal, que interviene en procesos de planificación, razonamiento y capacidad de juicio, autocontrol, comunicación y empatía, entre otros. Investigaciones en universidades como Stanford o Harvard nos hablan de un incremento sustancial en la neuroplasticidad de nuestro cerebro (incremento de nuestras conexiones neuronales) o neurogénesis (generación de nuevas células en nuestro tejido neuronal), lo que se traduce en un incremento de nuestro rendimiento mental. Del mismo modo, se ha observado una reducción del tamaño de la amígdala, estructura subcortical que juega un papel fundamental en los procesos emocionales de miedo o estrés, así como un aumento en el tamaño del hipocampo, estructura clave en procesos de memoria y aprendizaje. 

La práctica de Mindfulness consiste en incorporar ciertos hábitos o rutinas que nos ayudan a estar presentes en el aquí y en el ahora, de una manera consciente y libre de juicios. Desde la compasión hacia uno mismo; no desde la lástima sino desde el respeto hacia nuestras propias emociones.

PUBLICIDAD

Una de las ventajas del Mindfulness es que se puede practicar en cualquier lugar, aunque para empezar se recomienda una habitación oscura y donde los estímulos externos se reduzcan al máximo, ya que así resultará más fácil concentrarnos en la respiración y nuestras sensaciones. Esta es una aproximación similar a la que se utiliza en el diseño de entornos para los juegos de apuestas online o en la estructura de determinados espacios comerciales, donde se busca que la atención del cliente no se distraiga con una sobreexposición a estímulos que lo distraigan de su actividad principal.

Lo sorprendente de la práctica del Mindfulness es su escasa exigencia; la clave es simplemente ser constante porque lo que genera impacto es la regularidad, no la cantidad. Por tanto, el balance coste-beneficio en esta práctica es brutal. Así, veremos que con prácticas breves de 3 minutos en los que empecemos simplemente por escuchar a nuestro cuerpo podremos percibir en pocas semanas los siguientes beneficios:

Los principales beneficios de practicar Mindfulness

Aprendemos a “estar en el momento presente”: cuántas veces hemos llegado conduciendo a algún lugar sin haber sido conscientes del proceso de haber llegado hasta allí. Es habitual para nosotros ir por la vida con el piloto automático, sin pararnos a experimentar lo que estamos viviendo. Un exceso de atención hacia el futuro se relaciona con la experimentación de estados de ansiedad mientras que la atención hacia el pasado se relaciona con episodios depresivos. Estar presentes en el aquí y el ahora nos ayuda a vivenciar nuestra existencia de una manera más equilibrada. A fin de cuentas, el presente es el único momento en que podemos vivir

Mejora nuestra capacidad de atención y concentración en una tarea, mejorando por tanto el rendimiento en la misma. 

Reduce el envejecimiento: según estudios de Blackburn, Nobel de Medicina, la meditación breve diaria ayuda a limitar el acortamiento de los telómeros (parte de nuestros cromosomas que ven disminuida su longitud cada vez que una de nuestras células se divide, con lo que tienen relación con el envejecimiento celular). El estrés afecta directamente al acortamiento de los telómeros, con lo que la práctica de Mindfulness incide directamente en la reducción del envejecimiento. 

Nos ayuda a aceptar los cambios: no se trata de resignarnos, sino de evitar desgastarnos resistiéndonos ante lo inevitable. Con una actitud de apertura, nos ayuda a centrarnos sólo en lo que depende de nosotros, optimizando nuestros recursos. 

Aprendemos a hacemos conscientes e identificar nuestros propios pensamientos, juicios o emociones, a través de la mejora de nuestro autoconocimiento y autoconciencia.

Nos ayuda a reducir nuestro estrés, a través la consecución de un estado de calma que ayuda a reducir sustancialmente nuestros niveles de cortisol. Esta disminución también nos ayuda a conciliar mejor el sueño. 

Con la práctica, este proceso se vuelve natural, se incorpora en nuestra manera de relacionarnos con el entorno como un hábito. Por esto, resulta un buen propósito incorporar rutinas de este tipo a nuestra vida diaria, máxime en los tiempos que corren. 

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas