Nuestros sitios
Continúa leyendo:
Beneficios de saltar la cuerda
Comparte
Compartir

Prepárate para saltar la cuerda

Por: Erika Santiago 30 Jun 2014
Practica esta actividad y mejora tu salud
Prepárate para saltar la cuerda

Si pensabas que saltar la cuerda es un juego de niños, estás equivocado: esta actividad puede ayudarte a bajar tus niveles de glucosa y a mantener tu corazón en buen estado.

Cuando saltas la cuerda, realizas ejercicio cardiovascular, el cual te ayuda a quemar calorías y pone en funcionamiento la mayor parte de tus músculos, pues al saltar no sólo pones en movimiento las piernas: también los brazos se ejercitan.

Te recomendamos este video

El hecho de que pongas en movimiento tanto brazos como piernas mejora tu agilidad, pues necesitarás coordinación para que tus movimientos fluyan y puedas saltar sin caer. Por otra parte, este ejercicio aeróbico fortalece el corazón, pues al realizarlo bombea más rápidamente la sangre a todo tu cuerpo.

Si tú ya practicas alguna actividad física con regularidad, saltar la cuerda puede ayudarte en el acondicionamiento general antes de comenzar de lleno con tu rutina de ejercicios. Además, tiene menor impacto en tus articulaciones que trotar o correr y logra tonificar tus piernas, pantorrillas, hombros, espalda, pecho y abdominales mejor que estas dos actividades.

 

Sugerencia

Combina tu ejercicio habitual con el salto de cuerda tres veces por semana y notarás que mejora tu resistencia y el nivel de actividad de tu corazón.

Ojo

Pregunta a tu Médico si puedes realizar este ejercicio antes de incorporarlo a tu vida diaria. Checa nuestros tips antes de comenzar:

  • Compra una cuerda de plástico: se mueve mucho más fácil y rápido, por lo que te acostumbrarás pronto a la coordinación de movimientos y no te atorarás frecuentemente con ella.
  • Adecúala a tu medida: recuerda que no debe ser demasiado grande ni demasiado pequeña para tu estatura, pues si es así no podrás darle la vuelta. Para saber el tamaño ideal, písala por en medio y súbela hasta tu pecho.
  • Usa tenis: nunca saltes con zapatos, ya que puedes correr el peligro de resbalar. Compra unos tenis con suficiente amortiguación en los talones.
  • Da pequeños saltos: para lograr buenos resultados no es necesario que saltes demasiado. Da pequeños saltos, lo suficientemente altos como para que pase la cuerda por debajo de tus pies. Con ello evitarás lesiones.
  • Mantén una buena postura: es indispensable que mantengas la mirada al frente y no curves tu espalda, de lo contrario te cansarás más rápido y puedes lastimarte. Además, considera que tus brazos deben estar pegados al cuerpo y que el movimiento de la cuerda debe provenir de tus muñecas.
NOTAS RELACIONADAS