Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Respiración sanadora, ¡hazla en 5 minutos!

Escrito por:
Comparte la nota
respiracion sanadora

Tan sólo cambiar la forma en que respiras, puede hacer que te sientas menos agobiado o incluso ayudes a tu cuerpo a recuperarse más rápido de alguna molestia. ¿Cómo es esto posible? Sigue leyendo para conocer más sobre la respiración sanadora.

Respiración con propiedades curativas

Lo que se conoce como respiración profunda, natural, diafragmática o abdominal es la que va a servirte para liberarte de las tensiones y síntomas de enfermedades.

PUBLICIDAD

Dicha respiración sirve para relajarte, logrando que los capilares sanguíneos se expandan y que más oxígeno llegue a zonas donde hay que curar.

Según el sitio web HuffPost, Roger Jahnke, autor de The Healer Within (El sanador interior), dice que la respiración profunda es más efectiva para bombear líquido linfático por todo el cuerpo, lo que estimula la autocuración. El líquido linfático contiene células inmunitarias dirigidas a combatir bacterias y virus.

Cuando utilizamos principalmente la respiración superficial de la parte superior del tórax, reducimos la eficacia de nuestros pulmones y el sistema respiratorio. Esto resulta en menos flujo sanguíneo y una distribución menos productiva de los fluidos linfáticos vitales.

Además, la respiración torácica reduce la cantidad de jugos digestivos disponibles para el proceso digestivo y debilita el funcionamiento de varios sistemas en el cuerpo.

Paso a paso para una respiración sanadora

Frank Jude Boccio, autor de Mindfulness Yoga: The Awakened Union of Breath, Body, and Mind, sugiere en el Yoga Journal practicar Nadi Shodhana, un tipo de Pranayama (respiración de yoga) para sentirte con más tranquilidad.

1. Siéntate o acuéstate en el piso, usa un tapete y apoya tu cabeza en una almohada para que tu frente quede nivelada o ligeramente más alta que la barbilla.

2. Observa tu respiración, sin intentar cambiarla. Detecta si tu pecho o vientre se eleva, y si puedes sentir la respiración que viaja a través de tu nariz y garganta.

3. Una vez que estés cómodo observando tu respiración, intenta respirar alternativamente en las fosas nasales, lo que ayudará a equilibrar tu energía.

4. Cierra la fosa nasal derecha con el pulgar derecho. Inhala suavemente por la fosa nasal izquierda.

5. Levanta el pulgar, cierra la fosa nasal izquierda con el dedo anular y exhala por la derecha.

6. Invierte el patrón, inhalando por la fosa nasal derecha y exhalando por la izquierda. Repite las veces que creas necesarias.

Por último, Boccio recomienda que durante los momentos de mucho estrés, dediques de 5 a 10 minutos a concentrarte en tu respiración. De inmediato te sentirás más relajado, despejado y con más energía.

Controla tu azúcar con Pilates

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10