Nuestros sitios
Compartir

Pensamiento rumiante

Por: Diabetes Juntos x ti 08 Ago 2014
¿Sabes qué es?
Pensamiento rumiante

Lo has experimentado: de pronto sucede algo en tu vida que resulta difícil de asimilar y te pasas el día pensando y pensando en el tema. Lo masticas mentalmente y no lo procesas y te enfrascas en un círculo vicioso que te puede llevar días, semanas e incluso ¡años!

Los especialistas en psicología lo denominan como el pensamiento rumiante. Una especie de obsesión con un suceso que puede llevarte a perder la calma y mal pasar los días sin que en realidad, llegues a una conclusión o solución positiva.

Te recomendamos este video

Pensar no es gratis. Lo que piensas te define, construye tu realidad día con día y puede agotarte o cargarte de energía (según lo que decidas). Darle vueltas al mismo tema en la cabeza no es saludable ni mental ni físicamente.

Las personas con enfermedades crónicas y las mujeres, son los grupos más vulnerables para desencadenar el pensamiento rumiante. Por ejemplo, entre quienes tienen Diabetes, uno de los pensamientos más comunes es el de no querer aceptar la enfermedad, culpar a otros o incluso pasar el día escuchando la voz interior decir: “si me hubiera cuidado” o “y si encontraran una cura” esto no ayuda a tu salud, en lo absoluto.

Pensar demasiado nos hace perder tiempo y energía. Cuando alguien dice que está agotado de pensar, es literal, ya que el cerebro utiliza una gran cantidad de glucosa en cada pensamiento. Además, éstos generan estados de ánimo. Al pensar influimos en nuestra química cerebral, y los pensamientos no son neutros, porque están construidos con imágenes, sensaciones y voces que actúan como estímulos para nuestros estados internos. Es así como podemos alegrarnos o destrozarnos el día, a golpe de pensamientos.

El fenómeno de darle mil vueltas a todo aumenta la permanencia de los problemas en la conciencia y causa fatiga emocional, incluso, el pensamiento puede llegar a ser mucho más perturbante que el hecho que nos lleva a pensar. La clave para volver a la calma es poner una distancia cada vez mayor entre el pensamiento y el pensador. A medida que somos capaces de observar el proceso de ida y vuelta de nuestros pensamientos nos damos cuenta de cómo ciertos aspectos pueden afectarnos o beneficiarnos.

Tips para dejar el pensamiento rumiante

  • Pon atención a tu mente. Es importante que escuches a tu mente en lo que te dice todo el tiempo. La mayoría de las veces, tu pensamiento actúa sin que lo notes, de ahí que sea vital que estés atento a tu voz interior. Cambia el pensamiento. Una vez que detectes un mal pensamiento, ya sea sobre tu Diabetes o sobre cualquier otro acontecimiento de tu vida, cambia el chip por un pensamiento positivo. Por ejemplo si detectas a tu mente diciéndote que jamás podrás controlar la Diabetes por que es difícil, piensa : “Puedo controlarla y es fácil hacerlo”, esto te ayudará a afrontar la realidad de hacer cambios en tu estilo de vida.
  • Reemplaza influencias negativas por positivas. Es importante identificar factores externos negativos en tu vida que estén limitando tus pensamientos. Por ejemplo, tu estado mental puede intoxicarse si estás con amigos y personas que son negativas. Si no tienes el cuidado suficiente, vas a comenzar a adoptar sus pensamientos como propios. Por lo tanto, presta atención a las influencias negativas. Si viene de amigos, limita tu exposición a esos pensamientos lo más que puedas. También, evita discutir tus planes con personas que no te alientan y te ayudan en tus sueños y objetivos. En cambio, rodéate de los pensamientos y acciones de las personas que te motiven. De estar poco inspirado y desmotivo, vas a pasar a sentirte positivo y más completo en el interior.
  • Concéntrate en el aquí y el ahora. Con frecuencia, los pensamientos negativos tienen que ver con el futuro que auguramos cuando se nos presentan los problemas, por pequeños que éstos sean. Por ejemplo, cuando te dicen que tendrás que cambiar tu alimentación para controlar tu Diabetes, el pensamiento negativo te indica que la vida será muy triste y que ya jamás podrás comer alimentos ricos. Aunque esto es falso, el pensamiento te lleva a no aceptar la Diabetes y a continuar con tu vida sin un control adecuado del padecimiento. Ante esto, lo único que puedes hacer es concentrarte en los pasos que tienes que dar para llegar a esa alimentación saludable. Piensa, ¿Qué puedo hacer justo ahora?”. Cambia tu platica interna, dejando la ansiedad del futuro y tomando acción sobre el presente. Recuerda, no puedes controlar lo que ocurra en el futuro, pero si puedes tomar los pasos necesarios ahora que te permitirán tener un mejor mañana.

 

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Diabetes
Descarga AQUÍ el especial Hipertensión - Factores de riesgo. ¡Descárgalo GRATIS!