Nuestros sitios
Compartir

Sé feliz para que puedas curar

Por: Diabetes Juntos x ti 12 Jun 2014
Nuestros pensamientos están más ligados de lo que crees a la curación del cuerpo. La alegría y el optimismo te pueden llevar a mejorar.
Sé feliz para que puedas curar

Parecieran esferas distintas, sin embargo cada vez son más las corrientes que afirman que cuerpo y espíritu están tan unidos que cuando el último alberga sentimientos negativos, el primero, enferma.

¿Sabías que…

Las emociones que no sabemos manejar adecuadamente pueden afectar el corazón, agravar úlceras, asma, artritis, problemas dermatológicos, colitis nerviosa y una gran cantidad de padecimientos?

Te recomendamos este video

Para el Psiquiatra Gerald Jampolsky, creador del método de sanación de las actitudes, la salud reside en la paz interior y sanar consiste en liberarse del miedo, ya que este sentimiento suele estar detrás de muchas emociones negativas.

Cuestión de actitud

Se ha demostrado que la alegría, el buen humor y el optimismo inciden en la salud de las personas y ayudan en el proceso de recuperación o control de una enfermedad. Pero además, también se ha comprobado que los sentimientos negativos como la ira, la tristeza o la ansiedad hacen que nuestro cuerpo sea más vulnerable a enfermedades infecciosas, pues debilitan al sistema inmune.

De esta manera, para sanar nuestro cuerpo tendremos que comenzar por el alma: desentrañar qué cosas pasan en nuestro espíritu y qué sentimientos albergamos para entender el por qué nos pasan las cosas que nos pasan. Pero, además, tendremos que hacer un cambio de actitud:

  • Contra la ira, podemos practicar la tolerancia.
  • Contra la tristeza, la melancolía o el abatimiento, podemos practicar la meditación, el yoga, emprender actividades artísticas como la pintura o la escritura. Ayudar a los necesitados, hacer deporte y, por supuesto, trabajar para resolver los conflictos de nuestro interior.
  • Para la ansiedad, nada mejor que las técnicas de relajación.
  • Para el aburrimiento, experimenta la risa y el compartir con otros tu tiempo.
  • Combate la desesperanza con el apoyo de tus seres queridos.

Identifica el sentimiento que llevas dentro y combátelo con emociones positivas: alegría, empatía y por supuesto amor, pues éste último es el sentimiento más sanador que podemos experimentar.

Pero no olvides nutrirte también del agradecimiento, la aceptación y los buenos deseos hacia los demás, recuerda que a medida que le ofrezcas al universo energía positiva, este te dará buenos momentos.