Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Ser optimista es bueno para la salud

Por: Diabetes Juntos x ti 01 Abr 2014
Un reciente estudio revela que aquellas mujeres que viven la vida de una forma positiva son menos propensas a sufrir enfermedades del corazón.
Ser optimista es bueno para la salud

Según un estudio llevado a acabo en más de 97 mil mujeres en Estados Unidos, entre 50 y 79 años, las mujeres optimistas tienen un 14% menos de propensión de morir en 8 años que sus pares más pesimistas. Además de que son 9% menos propensas a desarrollar enfermedad coronaria y un 30% menos propensas a morir por complicaciones cardiacas.

Eso significó que un cuarto de las mujeres con los resultados más altos en mediciones de los niveles de optimismo tenía menos probabilidades de desarrollar enfermedad cardiaca que un cuarto de las mujeres con los resultados más bajo en esos tests (las “pesimistas”).

Te recomendamos este video

Los resultados de este análisis fueron publicados en la revista Circulation y se suman a otros estudios que manifiestan evidencias sobre cómo el carácter influye en la salud de las personas. Varias investigaciones anteriores han sugerido que las personas hostiles y que se enojan con facilidad tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca y otras enfermedades.

Aunque se desconoce el mecanismo por el cual ser optimista se refleja en la salud, la doctora Hilary A. Tindle, autora principal del estudio y profesora asistente de medicina en University of Pit dice que “la personalidad podría, por ejemplo, afectar los sistemas nervioso, inmune y hormonal hasta modificar el riesgo individual de sufrir una gran cantidad de problemas de salud”.

PUBLICIDAD

Por otro lado, los optimistas tendrían una vida más saludable. El equipo de Tindle halló que, de hecho, las mujeres más optimistas eran menos propensas a fumar, ser obesas o sedentarias; tenían también tasas más bajas de hipertensión, Diabetes y colesterol elevado.

Los resultados surgen de cuestionarios administrados a 97 mil 253 mujeres en Estados Unidos participantes de un estudio gubernamental llamado Women’s Health Initiative. El optimismo se midió mediante el nivel de adhesión de las participantes a afirmaciones como “En momentos difíciles, suelo esperar lo mejor” y “Si algo me tiene que pasar, pasará”.

La medición del nivel de hostilidad incluyó afirmaciones como “Es mejor no confiar en nadie” y “A menudo tuve que cumplir órdenes de personas que sabían menos que yo”. El estudio se ocupó solo de observar las reacciones de las personas positivas, pero no se centro en el hecho de sí un cambio de actitud puede mejorar la salud. Los estudios al respecto, comentó la doctora Tindle, “están apareciendo”.

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas