Nuestros sitios
Compartir

Dormir bien es una obligación.

Por: Diabetes Juntos x ti 25 Nov 2016
Por primera vez en mucho tiempo, le doy toda la razón a mi papá cuando me dice que debería dormir más, y es que cada […]
Dormir bien es una obligación.

Por primera vez en mucho tiempo, le doy toda la razón a mi papá cuando me dice que debería dormir más, y es que cada vez que me habla, sobretodo por las noches, ando de pata de perro; y bueno, era el mismo motivo por el cual me sugería que dejara de trabajar en vestuario para producciones de cine y series televisivas, justo porque prácticamente por meses, sabes que dormirás entre 4 y 5 horas diarias cuando te va bien. Por fin ha llegado el día en el que le daré el grandísimo placer de decirme “te lo dije”, te juro querido lector, que ya no puedo más, deseo, anhelo, NE CE SI TO dormir 3 días seguidos.

Un poco angustiada por mi nivel de cansancio, me puse a investigar y pues esto te lo comparto porque creo que como yo, tú también podrías ser de mi club y a la hora de discernir, lo primero que sacrificamos es el sueño, tan sagrado y sumamente necesario.

Te recomendamos este video

Durante el sueño, el cuerpo se repara; pero además entre las infinitas hormonas que producimos está la melatonina que ayuda a controlar los niveles de glucosa pues mejora la producción de insulina, o en el caso de quienes tenemos diabetes tipo 1, ayuda simplemente a evitar complicaciones. Su producción se inhibe con la luz y se estimula en la obscuridad, por ese mismo motivo, es necesario dormir durante la noche y/o en total penumbra.

dormir00

También existen estudios que consideran como una de las posibilidades del incremento de diabetes, la disminución en el tiempo de sueño promedio. En las últimas tres décadas, se estima que cada persona duerme dos o tres horas menos que sus predecesores.

Y además, podrías estar manejando niveles altos de glucosa puesto que la resistencia a la insulina aumenta cuando las personas no dormimos 7 ó 9 horas cada noche.

Finalmente es recomendable desarrollar un horario de sueño consistente para que logremos acostumbrarnos a que el cuerpo descanse durante cierto determinado tiempo; y también que nos olvidemos de acostarnos con aparatos electrónicos y los sustituyamos por algún libro o una revista, de manera que el sagrado sueño no se nos espante.

Dormir bien es una obligación más que un derecho. Comienzo el reto de 21 días para volver a dormir como debe ser, te mantendré al tanto.