Nuestros sitios
Compartir

Hablemos de salud y no de enfermedad.

Por: Nelly Flor 24 Feb 2017
Definitivamente, no hay manera de que ningún tratamiento para ninguna condición o enfermedad funcione sin un cambio de actitud, que por consecuencia modificará la consciencia […]
Hablemos de salud y no de enfermedad.

Definitivamente, no hay manera de que ningún tratamiento para ninguna condición o enfermedad funcione sin un cambio de actitud, que por consecuencia modificará la consciencia y generará un estado de salud.

Este post es la respuesta a la pregunta que me hicieron hace poco acerca de cómo es que no me tiro al drama teniendo diabetes.

Te recomendamos este video

Aceptarlo y hacerte consciente, es el primer paso para comenzar a tratar un “problema”, por así decirlo; sin embargo no es el más importante. En realidad las decisiones que tomas todo el tiempo sí lo son, porque a veces, aún estando en plena consciencia, elegimos no hacer la chamba que nuestro tratamiento requiere.

Hablemos de salud y no de enfermedad. 0

PUBLICIDAD

Lo cierto es que en el tratamiento de cualquier condición o enfermedad, es necesario también atender tus pensamientos y emociones, puesto que no son ajenos a tu cuerpo; y si bien, el hecho de que yo te lo diga a través de este blog, podría ser que pasara de ti y lo mandaras directo a tu bandeja mental de spam, pero no por eso lo dejaré de intentar.

De entrada, cuando comencé a tratar la diabetes, decidí ponerle el título de condición y no de enfermedad, porque yo elegí hacer lo que me toca, para lo cual tuve que pedir ayuda en muchos aspectos, como a mi endocrinólogo-héroe, a mi nutrióloga, a mi psicóloga, y a mi red de apoyo, porque me quiero sana, amo mucho mi vida y amo vivirla… y sinceramente deseo dejar este plano dentro de muchos años, como 50 o más, pero esa es mi intención, lo que no significa necesariamente, que sea la tuya también.

En caso de que sí lo sea, buscar ayuda y/o acompañamiento terapéutico PROFESIONAL, me ha permitido llegar al logro de mis metas (de la mayoría), puesto que no nací sabiendo cómo romper patrones y conductas de comportamientos auto saboteadores, ni tampoco cómo cumplir objetivos. Sin embargo hoy puedo darme cuenta que voy saliendo avante.

Espero haber respondido bien la pregunta, y aún mejor, haberte invitado a reflexionar.

¡Saludos!

 

LEE MÁS CONTENIDO