Nuestros sitios
Compartir

Hoy no me pude levantar, el musical (por cansancio)

Por: Nelly Flor 25 May 2018
Soy cliente frecuente de la corte celestial cada vez que me subo al metro para recorrer largas distancias, porque me da mucho miedo quedarme dormida […]
Hoy no me pude levantar, el musical (por cansancio)

Soy cliente frecuente de la corte celestial cada vez que me subo al metro para recorrer largas distancias, porque me da mucho miedo quedarme dormida y terminar en un lugar que no conozco, sola, o peor aún, acompañada por algún malora. Por eso, evito andar por la vida vestida de cansancio, triste y sin ilusiones.  Y es que, aunque en realidad nunca me ha pasado eso de quedarme dormida en lugares públicos, sí he padecido tremendos cansancios y somnolencias en los momentos menos adecuados, como en horarios laborales, en convivencia con los suegros, en el examen profesional de mi BFF, o en el festival de música de mi sobrino.

Debo reconocer, que cuando eso pasaba, mis niveles de glucosa en la sangre, no eran los mejores, y mi “pseudo narcolepsia” era consecuencia de ello. Así que tomé las riendas del asunto.

Te recomendamos este video

4 acciones básicas para superar la narcolepsia.

  1. Lo primero que hice fue correr con mi héroe-endocrinólogo y contarle de mi súper cansancio. También tuve que confesarle con humildad, que no estaba teniendo un buen control de glucosa. Él me pidió estudios de hemoglobina glucosilada y me mandó con mi nutrióloga para que los tres, en equipo, lleváramos a cabo los ajustes necesarios en mi tratamiento, en relación a mis dosis de Insulina vs. Carbohidratos.
  2. Lo siguiente, fue consumir más proteínas y alimentos verdes racionados en 5 comidas, así como mantenerme hidratada con agua natural y té verde (sin endulzantes ni edulcorantes) a lo largo del día todos los días.
  3. Por ilógico que pueda sonar,  aun sintiéndome hiperarchirrequeterrecontracansada, hacía mi mayor esfuerzo por salir a andar en bici porque desde niña, hacer eso me llena de energía. Ahora sé, que esa o cualquier otra actividad física cardiovascular, son una excelente manera para que el cuerpo recargue baterías.
  4. Y finalmente hacer todo lo humanamente necesario para dormir 7 u 8 horas todos los días. Suena como “Misión Imposible III”, pero ese mínimo cambio de hábito, hace toda la diferencia, sobretodo, cuando se tiene una condición como es la diabetes, en la que el descanso es fundamental para que el cuerpo se regenere y realice correctamente sus funciones.

Te comparto todo esto, por si alguna vez  has sentido que te quedas dormido inclusive de pie, y tu nivel de cansancio ha llegado a un grado alarmante de decir: -“hoy no me pude levantar”, y la sola idea de una vida zombie te aterra; antes de correr a la farmacia por vitaminas, toma en cuenta estas cuatro acciones y decide cambiar tus hábitos. ¡Notarás la diferencia!

PUBLICIDAD