Nuestros sitios
Compartir

La importancia de domar tus pensamientos.

Por: Nelly Flor 18 Jun 2017
Aunque para un numero considerable de personas cercanas a mí, podría ser fantasioso e irreal, como para mi papá, por ejemplo. He comprobado que desde […]
La importancia de domar tus pensamientos.

Aunque para un numero considerable de personas cercanas a mí, podría ser fantasioso e irreal, como para mi papá, por ejemplo. He comprobado que desde hace casi 3 años que estudio algo estrechamente relacionado a la metafísica, mis experiencias son mucho más gratas, pero más allá de eso, estoy aprendiendo a dominar mis miedos y pensamientos saboteadores, aunque todavía no logro controlar mis emociones. Realmente es muy fácil que me rompan el corazón, porque voy por la vida dándole mi confianza y afecto en infinitas ocasiones, a quienes de alguna manera, no se lo han ganado; y entonces los monstruos se apoderan de mi.

Invariablemente, cada vez que esto sucede, me siento tan lastimada que soy como la María Magdalena de Iztapalapa y acudo envuelta en un mar de llanto a mi maestra para que me ayude a controlar todos los malos pensamientos y todas las interpretaciones equivocadas que hago con respecto a lo sucedido con equis o ye persona.

Te recomendamos este video

Un día de esta semana, una mujer, a quien yo tenía en alta estima, tuvo a bien hacerme una grosería del nivel de las grandes, como el jueves que Trump le dijo a Peña Nieto que ni fuera a EUA… y me sentí tan mal y tan ofendida, que me quebré en trillones de micropartículas, y ¿qué hice?… pues hablarle a mi maestra.

Sus palabras tuvieron tanta potencia en mí, que son dignas de compartir. Esto que me dijo, no es cuestión de fe, de creer o no creer, sino que está comprobado científicamente. “Cada vez que le das fuerza a un emoción negativa, generada por un pensamiento negativo (yo les llamo saboteadores) en tu cerebro se produce entre muchas más, una hormona llamada CORTISOL; ésta no es dañina, en absoluto, al contrario, es necesaria… peeeero en una justa medida”.

  • El cortisol (hidrocortisona) es una hormona esteroidea, o glucocorticoide, producida por la glándula suprarrenal.1 Se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre. Sus funciones principales son incrementar el nivel de azúcar en la sangre a través de la gluconeogénesis, suprimir el sistema inmunológico y ayudar al metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos.2 Además, disminuye la formación ósea.
PUBLICIDAD

“Por eso, si rebasas niveles de estrés, ansiedad, tristeza, enojo, etc., las funciones para las que está hecha, se alteran. Así que, domina, o por lo menos inténtalo, aquellas emociones que te alteran de manera negativa. Inténtalo, una y mil veces, de modo que evites que personas o situaciones ajenas a ti, te saquen de ahí, del lugar que sólo tú controlas”.