Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

¡Malos hábitos, me saludan a “Nunca Vuelvan”!

Escrito por:
Comparte la nota

Fue cuando apareció la diabetes tipo 1 en mi vida que, con un poco de resistencia, tuve que decirle adiós a los malos hábitos.

Al principio, más que un acto de consciente voluntad, decidí dominar la situación y hacer lo que exige esta condición al pie de la letra, tal y como me lo indicaba mi endocrinólogo-héroe-sensei, con tal de que la angustia de mi familia y amigos desapareciera.

PUBLICIDAD

Siempre pensando en los demás antes que en mi.

Eso fue lo primero que tuve que desaprender . Dejar de colocar a los demás antes que a mi en el tablero del maratón de la vida. Y es que entre la carga emocional y el estilo de vida que demanda la diabetes, también sucede que te obliga a pensar en ti y en tus necesidades; desde las más básicas hasta las emocionales, y eso ha sido un gran regalo que me trajo. Aunque, entenderlo así, ha sido todo un proceso, porque también, sobretodo al principio, estuve muy enojada y frustrada, porque -¿por qué a mi?, ¿por qué yo?…

Lo siguiente fue la aceptación.

Hoy por fin entiendo que las enfermedades y los eventos que nos suceden, son una manera de equilibrar nuestro entorno y de paso, aprender lecciones, para lo que tenemos que abrir la mente, escuchar y atender lo que la vida nos quiere decir.

Los cambios son inevitables y lo peor que podemos hacer, es aferrarnos al pasado.

Aprovechando cada día, depositémos todo nuestro entusiasmo y buena fe para que los cambios positivos puedan suceder. En la medida en la que vas tomando las riendas y control sobre lo que te toca hacer, las satisfacciones también se van apoderando de ti, lo que genera entusiasmo y alegría. (Mientras escribí esto, suena “ejercicio #16 de Kinky”… sonrío)

De vuelta a los básicos.

Volver a los básicos es primordial. Hacer lo que normalmente hacías cuando eras niño: Dormir 7u 8 horas, ejercitar tu cuerpo, comer a tus horas, soltar rápidamente las tristezas y sonreír mucho.

Reconocer todo eso que tienes que desaprender.

Todos estamos llenos de malos hábitos, normalmente llevamos largos años con ellos porque los aprendimos en algún momento de nuestra vida con lo que resolvimos algunas cosas y sobrevivimos… Pero un día, la diabetes toca a tu puerta y te das cuenta que ya no te sirven más, entonces tienes que hacerte de unos nuevos y desechar lo obsoleto. Y no es tan fácil deshacerte de ellos como si fueran zapatos viejos, pero tampoco es imposible o apocalíptico.

Decirle adiós a los malos hábitos en 5 tiempos:

Para hacerte de nuevos hábitos, lo primero es desaprender. Hazte consciente de los viejos hábitos que ya no te sirven.

Pensar en ti antes que en los demás, y reconocer que ese también es un acto de amor para el mundo.

Escucha a tu cuerpo y atiende sus necesidades. Vuelve a los básicos.

Hazte consciente de que será una inversión en voluntad, tiempo y esfuerzo, pero cosecharas entusiasmo, alegría, bienestar y salud.

Reconoce, felicítate y recompénsate todos y cada uno de tus logros, por mínimos que sean.

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10