Nuestros sitios
Continúa leyendo:
La diabetes tipo 3 existe
Comparte
Compartir

Mis 6 trucos para mitigar el frío.

Por: Nelly Flor 28 Oct 2016
Aunque se tardó, por fin llegó la temporada de frío y es momento de sacar nuestros mejores trucos para contraatacarlo: Recuerdo que mi abuelo solía […]
Mis 6 trucos para mitigar el frío.

Aunque se tardó, por fin llegó la temporada de frío y es momento de sacar nuestros mejores trucos para contraatacarlo:

Recuerdo que mi abuelo solía tomar café caliente en la temporada más cálida del año, argumentando que es la manera en la que el cuerpo se aclimata. Entonces hace un par de años, bajo ese principio, pensé que podría ser buena idea aplicar el mismo truco en la temporada de frío, es decir, tomar algo helado como un flotante de vainilla o cereza, o un cono de chocolate amargo. Podría ser predisposición o falsa creencia, pero al menos a mí me funciona.

Consumir alimentos de fuego, es decir, esos que te ayudan a generar energía como el jengibre, la canela, el chile y el ajo (de antemano discúlpate con tus kissers). Lo que sucede con éstos es que se envían señales al sistema nervioso como si el cuerpo estuviera caliente, lo que provoca como resultado que comiences a sudar.

frio3

Podrías intentar programar tu mente. Una vez en un campamento a mi corta edad de 15 años, había un chato desviviéndose por convencernos a mis amigos y a mi de que el frío es psicológico. Siempre nos burlamos de él, hasta hoy sigue siendo referencia de cualquier comentario nerd, sin embargo ahora podría darle un poquito de crédito.

Haz ejercicio, practica un deporte. Sal a bailar, aunque el Jacalito (de mis lugares favoritos) está clausurado, cualquier lugar para bailar de la colonia Roma funciona, es el mejor remedio para olvidarte del frío… y de todo.  

frio5

Dicen que si tus antepasados vivieron en climas sumamente fríos entonces serás más propenso a aguantar las heladas. Así que podemos deducir que todos tenemos una resistencia al frío distinta, es algo genético, sin embargo todos necesitamos un buen suéter de lana, un abrigo “salvador” básico, LA súper bufanda y unos guantes y gorrito monos.

Ah… y rodearte de tus seres queridos.