Conoce nuestros sitios
Bienestar y Salud Nutrición
Estás leyendo:
Blog “¡No lo hagas!… tienes diabetes”
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Blog

“¡No lo hagas!… tienes diabetes”

Nunca en toda la historia de mis casi 34 años de vida me había sentido tan sana y fuerte mental, emocional y físicamente como me […]
Escrito por: Nelly Flor
“¡No lo hagas!… tienes diabetes”

Nunca en toda la historia de mis casi 34 años de vida me había sentido tan sana y fuerte mental, emocional y físicamente como me siento hoy en día. Otra cosa que nunca había pasado es que el tema de la salud y todo lo que tenga que ver con la diabetes me apasionara de sobremanera, de modo que con el mínimo interés que las personas demuestren en relación al tema, les compartiré con ímpetu y sin tabúes lo que sé al respecto.

Sucedió el otro día que por motivos laborales tuve que convivir con personas que nada sabían de mi ni yo de ellos, así que llegada la hora de la comida, pues fue inevitable abrirme de capa y compartirles que me limito en carbohidratos y azúcares refinadas como la que obviamente trae el agüita de sabor.

Te recomendamos este video

Todo tranqui hasta que al día siguiente, uno de los ahí presentes dejó en evidencia su estatura intelectual con el siguiente comentario: “a ver chava, tú no cargues eso (“eso” era un mueble con un espejo, que sí estaba pesado, pero no más que lo que me hace cargar uno de mis entrenadores en el gym)… te vas a lastimar, y además se te puede salir tu aparato de insulina”

-Considero esencial hacer una pausa, para que todos los aquí lectores respiremos juntos y jalemos aire-

PUBLICIDAD

Por un lado es importante señalar que me pareció agresivo desde antes de haber mencionado al Tamagotchi (bomba de insulina), pues ser “chava”no significa que no pueda cargar, y mucho menos yo, que estoy trabajadita… y sí, reconozco que estoy fuerte y musculosa gracias a mi condición.

… respiré, me di la vuelta simulando no haber escuchado e ignorarlo y me fui maldiciendo con blasfemias. Sinceramente, si me hubiera sentido con tantita libertad de ponerlo en su lugar lo hubiera hecho, y muchos de mis amigos podría asentir con la cabeza, sin embargo me auto controlé (que es muy distinto a contener) con el objetivo de sacar la chamba lo mejor posible y con la conciencia y firme creencia de que la mejor batalla es la evitada.

Enseguida lo comenté en twitter y en face…

… y pues lo bueno fue que me regaló unos cuantos follows, corazones y RTs (sonrío)

Y pues por acá lo canalizo y te comparto la historia completa, con detalles, pelos y señales porque algo me dice que es probable que no sea a la única que le pasan estas cosas, ¿Te ha pasado algo así?

LEE MÁS CONTENIDO
Contrata tú membresía
Antes de continuar checa todos los beneficios que nuestra MEMBRESÍA PREMIUM tiene para ti
Tarjeta de descuentos Línea de ayuda 24/7 Consulta médica por videollamada Talleres con especialistas 10 Revistas al año y 2 especiales Para disfrutar de este contenido
Da click AQUÍ
Redirigiendo en 10