Nuestros sitios
Continúa leyendo:
La diabetes tipo 3 existe
Comparte
Compartir

“¡No te lo comas!”

Por: Nelly Flor 17 Mar 2017
Por obvio que parezca, a todos los que tenemos diabetes nos ha pasado que dudamos en dejarnos caer en la tentación de comer tal o […]
“¡No te lo comas!”

Por obvio que parezca, a todos los que tenemos diabetes nos ha pasado que dudamos en dejarnos caer en la tentación de comer tal o cual cosa que no deberíamos, y luego nos vienen los remordimientos, y peor aún, el descontrol de glucosa; y es cuando comienzas a tener un diálogo eterno, mental, en el que terminas jurando y escupiendo que la próxima vez recordarás decirte a ti mismo “¡No te lo comas!”

Sin embargo más allá de las culpas por lo que debes, quieres, puedes o no puedes comer, debes aprender a medirte con las raciones y restarle un poco de tención al asunto, sobretodo para que no sufras tu condición, la dejes de padecer y termine de una vez por todas de ser una penitencia.

Te recomendamos este video

Antes de que “la liga del bien comer” se me lance a la yugular, lo único que estoy diciendo, tal como me lo sugirió hace 7 años mi nutrióloga, y hoy decido compartirte el tip, es que dejes de creer que hay alimentos prohibidos  y los comiences a ver como restringidos, simplemente porque su consumo debe ser menor y medido.

PUBLICIDAD

Los alimentos que mi nutrióloga me sugirió restringir fueron:

Embutidos. Sobretodo porque contienen un montón de sal.

Lácteos enteros. Por su alto contenido de grasa y azúcar.

Dulces y postres. La mayoria estan hechos a base de azúcares y harinas refinadas.

Frituras. Puesto que están hechas con muchísima grasa y no dejan de ser harinas refinadas.

Jugos, regrescos y cocteles de frutas. Tambien tienen un alto contenido de azúcar.

Tomar ciertas medidas cuando tenemos esta condición como es el hecho de limitar nuestro consumo de azúcar, grasa y sal, nos ayuda a mantener un buen contro de glucosa en la sangre, así como a proteger el desgaste de algunos órganos, bueno, del organismo en general.

A ti, ¿qué alimentos te han dicho -“¡No te lo comas!”?