Nuestros sitios
Compartir

Blog

Sin desayuno, no hay paraíso.

Por: Nelly Flor 17 Mar 2017
Si ya te decidiste, o te decidiste desde hace mucho a realizar una actividad física por las mañanas, tal vez te pasa lo mismo que […]
Sin desayuno, no hay paraíso.

Si ya te decidiste, o te decidiste desde hace mucho a realizar una actividad física por las mañanas, tal vez te pasa lo mismo que a mi.

Tu estómago te implora alimento, pero si desayunas algo, a la hora de la hora, cuando estas sudando la gota gorda, piensas que no debiste porque quieres vomitar; pero por otro lado, si no comes nada, sientes que te va a dar el tramafat porque te estas desmayando de hambre.

Te recomendamos este video

Hace algunos ayeres, cuando comencé a vivir todas las mañanas con esta disyuntiva, decidí romper el silencio y pedirle consejo a héroe, quien me dio un par de tips, pero prefería que fuera Jimena, mi nutrióloga, la que me asesorará en tomar la mejor decisión.

Así que la visité y le explique a grandes rasgos mi rutina:

PUBLICIDAD

Me levanto, generalmente, con un hambre voraz, pero cuando desayuno, ya estando en mi clase de yoga-pilates, quiero escupir el estómago, además que si se me pasan tantito los carbohidratos, en seguida el agotamiento y la boca seca, me pasan la factura; pero entonces si no desayuno y sólo tomo un vaso de leche, o algo así, a la media hora, pareciera que en mi abdomen vive un alienígena que me grita – “ya dame de comer mujer desalmada”; y lo mismo me sucede en partidos de tochito.

A lo que Jimena respondió:

  • “Antes de cualquier actividad física, es súper necesario que te alimentes, evitando la ingesta de carbohidratos, en la medida de lo posible”. Entonces me sugirió que me preparara alguna colación de proteína como, yogurt natural sin azúcar con almendras, dos rollitos de jamón con queso panela o un huevo cocido con sal, al estilo british.

Y ¡voilá!, ese fue, es y será uno de los mejores y más básicos consejos de mi vida como deportista y señorita con diabetes tipo 1.