Nuestros sitios
Compartir

Envejecimiento prematuro

Por: Hercilia Ortiz 11 Feb 2014
Una Diabetes mal controlada puede desencadenar envejecer con mayor rapidez, sin embargo, con algunas medidas se puede prevenir este daño celular. Descubre cómo.
Envejecimiento prematuro

Desde que nacemos, estamos sometidos a una gran cantidad de efectos biológicos y efectos ambientales, que hacen que nuestras células tengan un proceso de envejecimiento programado, es decir, cada determinado tiempo nuestras células mueren y son replanteadas por células nuevas, y a este proceso se le conoce como envejecimiento. Sin embargo, el envejecimiento prematuro se da cuando en una persona de 40 años se comienza a acelerar el proceso de destrucción celular y tiene células similares a las de una persona mayor de 60 años, provocando de forma visible la aparición de arrugas, de manchas de la edad, arañitas en la piel, y de forma interna el deterioro de los demás órganos.

Acelerando los daños

El envejecimiento prematuro se presenta, principalmente, por dos razones importantes en las personas con Diabetes: la primera es porque no se puede nutrir de forma adecuada a las células, lo cual tendrá como consecuencia que las células acorten su periodo de vida que ya tiene programado; y la segunda razón es porque las células que se están programadas son células que traen anormalidades y defectos, lo que contribuye a un deterioro más acelerado.

Los culpables

Cuando tenemos una enfermedad, tal es el caso de la Diabetes, se comienzan a producir más radicales libres. Los radicales libres son sustancias químicas que tienen electrones sin par, estos tratan de hacer un equilibrio y para lograrlo quitan electrones a otras estructuras celulares como lo es el ADN, que es donde tenemos nuestra información genética; o en la pared celular, que protege a las células de cualquier daño que pueda tener; o en la mitocondria, estructura en la que se lleva acabo la respiración celular; cuestiones que aceleran el envejecimiento prematuro.

La prevención es la solución

Mejorar los hábitos alimenticios al disminuir el consumo de grasas, carbohidratos y azúcares, y aumentar la ingesta de frutas y verduras serían cambios primordiales para frenar el envejecimiento prematuro y controlar la Diabetes, pues al consumir más frutas y verduras se estará aumentando la ingesta de antioxidantes, sustancias que detienen el daño celular provocado por los radicales libres. Las zarzamoras, las fresas, las moras, las uvas son una excelente opción, pues tienen gran cantidad de antioxidantes mejor conocidos como polifenoles. Además, los frutos secos y pescados, son importantes fuentes de ácidos grasos omegas, los cuales también tienen una capacidad antioxidante.

El consumo de antioxidantes no es la única forma de frenar el envejecimiento, también se recomienda hacer ejercicio moderado, con caminar de 20 a 30 minutos al día, y tomar dos litros de agua al día a pequeños sorbos para evitar la deshidratación de los tejidos.

LEE MÁS CONTENIDO