Nuestros sitios
Compartir

Consejos para evitar las tentaciones

Por: Diabetes Juntos x ti 17 May 2013
¿Estás a dieta so simplemente quieres cuidar de tu Diabetes? Estos consejos te ayudarán a evitar se víctima de las tentaciones.
Consejos para evitar las tentaciones

Lo más angustiante de una dieta o de cuidar de la alimentación por un problema de salud, son las tentaciones de los alimentos o muy azucarados o cargados de grasa, y es que justo esos alimentos que parecen tan deliciosos, suelen ser los que pueden causar estragos en la salud. Lo peor: ¡se vuelvan mas sabrosos y codiciados cuando sabes que no debes comerlos!

Vencer la tentación puede resultar una tarea muy difícil de superar ya que tiene que ver no sólo con los hábitos alimenticios, sino muchas veces, con el estado de ánimo y el contexto que rodea a una persona. Por ejemplo, puede parecer difícil vencer la tentación de la comida en una reunión o en una fiesta de trabajo, o incluso, evitar ciertos alimentos que a tu familia le encanten. En resumen a la hora de comer y armar el menú del día, son muchos los factores que entran en juego. De ahí que tener una alimentación balanceada sea tan complicado para muchas personas. Por eso aquí te damos algunas recomendaciones para que no te dejes llevar por los antojos.

  • Sustituye. Algunos estudios demuestran que comemos lo que estamos acostumbrados a comer, no lo que realmente nos gusta. Si reemplazas esos alimentos por otros que puedan resultar equivalentes, puede suceder que al cabo del tiempo, lo que tanto te gusta, termine por fastidiarte. Por ejemplo, si te gustan las hamburguesas, puedes sustituir la carne por el mismo producto elaborado con soya. Al cabo del tiempo la carne ya no te resultará tan atractiva y dejarás de desear comer hamburguesas hasta puede que no te caigan bien o te sientas pesado luego de comerlas.
  • Elimina la tentación. Saca de tu alacena o refrigerador todos los productos que no son saludables, como las mermeladas, el pan dulce o la carne muy grasos. Si no tienes la tentación en casa será mucho más difícil que caigas en ella.
  • Muévete. Antes de ir hacia la alacena o al refrigerador en busca de eso que tanto se te apetece, sal a correr o a caminar, ponte a saltar, sube y baja las escaleras del edificio o haz algún tipo de ejercicio. De paso, puede que bajes de peso más rápido.
  • Toma agua. Parte de una buena alimentación es tomar entre 1 litro y medio de agua y 2 litros. Lo recomendable es que des pequeños sorbos durante todo el día, pero cuando te encuentres ante una tentación, te recomendamos que bebas un vaso completo, de esta forma te sentirás satisfecho y aquel pastel de chocolate no tendrá espacio en tu estómago.
  • Consume semillas. Una buena colación puede ser 30 gramos de semillas, como pueden ser nueces, cacahuates, almendras, avellanas, etc. Sólo cuida la porción: seis nueces, 12 almendras o 20 cacahuetes.
  • Come algo saludable. Si el antojo es demasiado, come otra cosa, por ejemplo, un poco de zanahoria, pepinos con chile y limón, apio, de esta forma tu mente sabrá que estás dando de comer a tu cuerpo y el antojo cederá.
  • Distráete. Si salir a caminar, saltar o platicar con alguien no da resultado, busca algún modo de distraer tu mente. Por ejemplo, puedes llamar a algún amigo, escuchar música o ir a hacer alguna diligencia.
  • Relájate. El estrés y las tensiones pueden atentar contra tu buena voluntad y hacerte caer en la tentación. Aprende a controlar tus nervios (puedes ayudarte con técnicas de relajación, respiración, meditación o visualizaciones, por ejemplo).
  • Duerme bien. La fatiga y el cansancio también pueden hacer que quieras comer más. Trata de dormir bien por las noches y, si puedes, no está de más que tomes una breve siesta para recuperar energías.
  • Cambia tus rutinas. Modifica pequeñas cosas, como dar una caminata después de comer, cambiar la ruta al trabajo o dejar de pasar por los lugares donde está la tentación. Por ejemplo, si diario, de regreso a la oficina pasas por la heladería y no resistes, elige otro camino. Otros cambios incluyen: en vez de comer una barra de caramelo o alguna golosina puedes tomar sorbos de café con leche descremada o lavarte los dientes y hacer gárgaras, para cambiar el gusto de tu boca y hacer que la tentación desaparezca.
  • Consiéntete de vez en cuando. Evitar siempre los alimentos que tanto deseas puede arruinar tu dieta, cuando ya no aguantes más la tentación. Una o dos veces por mes, permítete comer eso que tanto te agrada, pero trata de tomar una porción pequeña, cuida más tu alimentación ese día y checa tu glucosa, si lo que te gusta tiene versión Light prefiérela, pero también en una porción pequeña.

Te recomendamos este video

Lo importante de una alimentación balanceada no es que dejes de comer todo lo que te gusta ni que te reprimas ante cada bocado, por el contrario, la idea es que aprendas a distinguir entre los alimentos que son más o menos saludables y cuáles son los más apropiados para ti. Al conseguirlo sabrás que no necesitas una dieta súper restrictiva para controlar la Diabetes.

PUBLICIDAD