Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¡Cuidado con el hígado graso!

Por: Diabetes Juntos x ti 23 May 2011
La Diabetes 2 es uno de los factores de riesgo de este padecimiento
¡Cuidado con el hígado graso!
 El hígado graso o Esteatosis, es un padecimiento metabólico que se deriva de la acumulación de grasa en las células del hígado, conocidas como hepatocitos, causando alteraciones al funcionamiento de este órgano.

Una causa frecuente que provoca este padecimiento es el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, aunque no exclusivamente. Otros factores de riesgo importantes son la obesidad y el sobrepeso, problemas con niveles de colesterol altos y Diabetes tipo 2, o antecedentes familiares de ésta.

En relación con la Diabetes, el hígado graso resulta como consecuencia de que el cuerpo no maneja el azúcar que consume al día de manera correcta, lo cual produce una exceso de ésta en la sangre, mismo que el hígado acumula en forma de grasa pues esta es la manera en que éste almacena la energía cuando hay un exceso de ella.

Este padecimiento generalmente carece de síntomas por lo que el daño a las funciones hepáticas suele pasar inadvertido hasta después de tiempo, aunque se ha registrado que los pacientes, antes de ser diagnosticados, presentan fatiga crónica y dolor en el costado superior derecho de abdomen.

El hígado graso es diagnosticado a raíz de pruebas médicas como exámenes de sangre, donde los niveles de las enzimas hepáticas se encuentren anormalmente elevados. Una vez que el médico registra estos cambios, se debe hacer una biopsia hepática para confirmar la presencia de este padecimiento y el grado de daño causado.

Para evitar tener complicaciones con este padecimiento, el tratamiento para esta enfermedad consiste principalmente, al igual que en el caso de la Diabetes, en el cambio de hábitos alimenticios y la reducción de peso –aunque esta debe ser gradual y no rápida, pues podría empeorarse el cuadro- evitar el consumo de bebidas alcohólicas y no ingerir medicamentos innecesarios y dañinos al hígado.

También, la práctica regular de ejercicio  y en pacientes con Diabetes, se recomienda un control adecuado de la glucosa en sangre.

Aunque el hígado graso no se caracteriza por tener un alto índice de consecuencias entre los pacientes, sí puede desarrollar algunas graves como son la cirrosis hepática y el hepatocarcinoma o cáncer en el hígado, por lo que debe de mantenerse bajo control una vez diagnosticado.

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas