Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Diabetes y el cuidado de los pies

Escrito por:
Comparte la nota

Los pies son una parte del cuerpo que poco cuidamos, aunque sean ellos quienes nos sostengan en nuestro andar diario. Todos debemos tener un buena higiene en nuestros pies para evitar infecciones por hongos, la aparición de callos, juanetes, uñas enterradas, etc.; sin embargo, las personas con Diabetes deben ser más cuidadosas aún y además de la higiene normal, deben cuidar sus niveles de glucosa para asegurarse de no desarrollar pie diabético, una complicación de la Diabetes que puede llevar a una amputación.

Diabetes, podólogos y pies

Un pie sano tiene la piel lozana, sin grietas. Cuando se frota con suavidad la planta del pie se produce una sensación de cosquillas. En un pie alterado la piel es seca, fría, quebradiza, con ausencia de vellos, los dedos pueden tener deformaciones, queratosis (callos), hongos que provocan mal olor y picazón, uñas engrosadas o quebradizas o humedad permanente de los pies.

PUBLICIDAD

Una de las razones por la cual el pie de una persona con Diabetes se altera es la neuropatía, que se define como un deterioro en los nervios periféricos, el daño a los vasos sanguíneos y las infecciones.

Síntomas

diabetes-y-el-cuidado-de-los-pies-1

Las señales de neuropatía en las extremidades inferiores son:

-Dolor

-Ardor al caminar

-Hormigueo

-Calambres

-Sensación de tener el pie dormido

-Ausencia de reflejos

-Pérdida de la sensibilidad

Cuando una persona ya tiene estos síntomas, quiere decir que ya existe cierto daño a los pies, por lo que se debe aumentar el cuidado a éstos.

La ayuda del Podólogo

Aunque un Médico general puede ayudarnos con el diagnóstico de neuropatía, un Podólogo es el profesional adecuado para hacerlo, ya que es el especialista, de ahí la importancia de que, desde el diagnóstico de Diabetes, se contemple una visita con un Podólogo por lo menos cada año, si no existe daño en los pies.

Cuando aparecen estos síntomas y signos, es que hay una neuropatía inicial o ya instalada, por lo que se debe aumentar el cuidado y vigilancia diaria de los pies, y en este diagnóstico tiene un rol de gran importancia el Podólogo, que puede prevenir y educar a los pacientes en el cuidado de los pies.

Diabetes, vasos sanguíneos y tabaquismo

¿Alguna vez te has preguntado por qué el Médico te aconseja dejar dejar los cigarros?, quizá consideres que esto no tiene nada que ver con la Diabetes, pero la verdad es que esta enfermedad daña los vasos sanguíneos, afectando la circulación, esto se agrava mucho si además fumas, pues la nicotina obstruye los vasos sanguíneos limitando la respiración y la oxigenación pulmonar.

A nivel periférico, los vasos sanguíneos también se obstruyen y oxigenan mal y la neuropatía ayuda a aumentar el riesgo de lesión. Cualquier herida, como una uña encarnada, un callo lastimado, un corte, etc., puede servir como puerta de entrada a una infección. Si a ello le añades niveles altos de glucosa mantenidos por mucho tiempo, tus probabilidades de afectar tu corazón se elevan.

diabetes-y-el-cuidado-de-los-pies-2

Por otra parte, muchas personas con Diabetes, desarrollan además niveles altos de colesterol y triglicéridos, que obstruyen las venas y arterias, lo que puede llevar a un complicación mayor, ya que cuando hay una infección puede ser necesario adoptar una resolución drástica, como la amputación que va desde un dedo hasta una pierna.

Prevenir que esto ocurra está en tus manos. Checa estos consejos:

  • Controla tus niveles de glucosa en sangre.
  • Acude a un Podólogo por lo menos 1 vez al año.
  • Cuida tus pies: lávalos con agua tibia, sécalos perfectamente y huméctalos.
  • Usa calcetines de algodón que permitan que tus pies transpiren.
  • Utiliza calzado cómodo que no te apriete para evitar lesiones.
  • Deja de fumar.
Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10