Nuestros sitios
Compartir

Dieta para proteger los riñones

Por: Diabetes Juntos x ti 13 Ene 2016
Si el riñón ya presenta alguna insuficiencia, es importante conocer algunos ajustes alimenticios que se deben hacer para que este órgano no se siga dañando. […]
Dieta para proteger los riñones

Si el riñón ya presenta alguna insuficiencia, es importante conocer algunos ajustes alimenticios que se deben hacer para que este órgano no se siga dañando.

Dieta para proteger los riñones

La alimentación es uno de los principales pilares en el tratamiento de la Diabetes. Si, además, un paciente presenta afección renal, es indispensable cuidar los riñones, pues de esto depende que, a corto plazo, no sean sometidos a una diálisis.

Te recomendamos este video

Para conseguir los mejores resultados, el paciente debe ubicarse dentro de las primeras tres etapas de la enfermedad renal crónica, ya que así puede conservar entre el 60 y 30% del funcionamiento del riñón.

Si se está en la etapa 4 o 5, la dieta es más complicada pues ya no se pueden incluir muchas frutas y verduras altas en potasio y se debe limitar el consumo de líquidos.

PUBLICIDAD

La mejor manera de evitar que una persona con Diabetes llegue a las dos últimas etapas de la enfermedad renal crónica es estar pendiente del nivel de proteínas y azoados (urea, creatinina y ácido úrico) que presentan sus exámenes de orina y sangre. En caso de que se rebasen los valores de referencia es bueno pedirle al Médico que lo canalice con un Nefrólogo para conocer las causas. Sin olvidar que también se debe modificar la alimentación para proteger los riñones.

dieta-para-proteger-los-rinones-1

Reducción clave:

Las proteínas son moléculas grandes que al pasar por el riñón provocan inflamación. Es indispensable que una vez detectado el daño renal, se restrinja el consumo para evitar más lesiones en este órgano.

El primer paso para lograrlo es sustituir las carnes rojas y los mariscos, por pescados de agua fría, como el salmón, la trucha, el atún y la mojarra. También se incluyen el pollo, quesos magros bajos en grasa y clara de huevo.

La cantidad de este tipo de alimentos debe cuidarse y no exceder lo 90 g (aproximadamente el tamaño de la palma de la mano) de carne blanca, durante todo el día.

Mineral incómodo:

Las leguminosas, como el frijol, la lenteja, el garbanzo y la soya, son parte de otro de los grupos alimenticios que ya no se deberán consumir. Aunque son muy útiles para controlar la Diabetes, contienen fósforo, que es un elemento que el riñón ya no es capaz de desechar en su totalidad.

Algunas opciones para reemplazar estos alimentos son platillos elaborados con verduras como, rajas con crema, acelgas con papas, claras de huevo con champiñones, flor de calabaza y nopales guisados.

Reemplazos útiles:

Para que el fósforo no saque el calcio de los huesos o se acumule en las venas, las oleaginosas como el cacahuate, pistache, nuez y almendras, también deben evitarse desde que inicia el daño renal.

Si se acostumbran como colación, pueden ser sustituidas por gelatina, palomitas naturales, galletas Marías, una manzana o una pera.

La tortilla y los productos integrales se deben reemplazar por sus versiones más refinadas para no consumir el fósforo que contienen los granos con que se elaboran como, maíz, trigo, amaranto y avena.

Antes de seguir estos lineamientos es necesario que el paciente acuda con un Nutriólogo Nefrológico para que los adecue a sus requerimentos nutricionales o enfermedades preexistentes.

La cita previa con el Nefrólogo también será fundamental para que se determine el grado de daño renal, con datos bioquímicos y ultrasonidos; de esta manera, él puede recetar los medicamentos necesarios para que el riñón deje de deteriorarse.

Prevención

dieta-para-cuidar-los-rinones-2

Algunas medidas que ayudan a que el riñón no se afecte o siga dañándose son:

Evitar las bebidas alcohólicas y caldos para no elevar el ácido úrico.

Reducir el consumo de sal y de los sustitutos de este condimento.

Hidratarse cuando se presenta alguna diarrea.

No tomar antiinflamatorios a menos que el Médico lo indique.

Abandonar el cigarro para evitar el daño que produce en el riñón.

Mantenerse en un peso sano.

-Buscar tratamiento cuando se padezca una infección de vías urinarias.

Pedir un diurético perdedor de potasio si se presenta edema en las piernas.

 

Fuentes: Amayali Tovar Romero, Nutrióloga Especializada en Nutrición Nefrológica y Asesora de la Fundación Mexicana del Riñón; Olivia Rivas.