Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Educación en nutrición

Por: Diabetes Juntos x ti 31 May 2013
A cualquier edad, saber comer es indispensable
Educación en nutrición
 Aprender a comer es una de las primeras recomendaciones que el médico hace a las personas diagnosticadas con Diabetes. Contrario a lo que se cree, no se trata únicamente de prohibir antojos, sino de saber qué cantidades de qué alimentos podemos comer.

Aprender a comer es, sin duda alguna, un conocimiento que todos deberíamos poseer tengamos al condición que tengamos, pues de la alimentación depende nuestro bienestar emocional y físico, así como el desarrollo pleno de todas nuestras actividades.

Las enfermedades en un momento dado, son inevitables, pero si prestáramos un poco más de atención a nuestra alimentación y eligiéramos comer bien a solamente quitarnos el hambre, evitaríamos buena parte de los padecimientos que, por mínimos que parezcan, tienen que ver con un funcionamiento a medias de nuestras defensas.

Enséñales a comer bien

Apenas en abril pasado, en México se aprobó la Ley General de Educación, en donde se contempla que una de las prerrogativas de la educación básica, sea la estimulación de la actividad física y la práctica deportiva, igualmente, impulsar una cultura de sana alimentación destinada a prevenir desórdenes nutricionales y enfermedades a largo plazo, como obesidad y Diabetes.

La importancia de la educación nutricional es un vacío que debe cubrirse en el desarrollo de las personas. Y no hay mejor manera de hacerlo que enseñando a los pequeños las ventajas de una alimentación saludable.

Instruir a los niños en que comer bien no quiere decir que jamás podrán volver a comer dulces o golosinas, ni que la comida chatarra queda fuera de su vida para siempre -pues prohibir es la mejor manera de hacer algo deseable-, en vez de eso, siempre será mejor informar a los niños de que bajarle a los dulces se traducirá en dientes fuertes y sin dolores a la hora de ir al dentista, que el agua, a diferencia del refresco, sí les va a quitar la sed y que no les provocará episodios de ansiedad y luego de sueño incontrolable.

Y este esfuerzo debe ir más allá de las palabras, pues incluye la preparación de menús sanos y variados (sí, lo saludable y lo variado nunca han estado peleados), mostrarles las porciones correctas de acuerdo a su edad y evitar que se coma a deshoras.

Es necesario recordar que buena parte de la educación nutrimental recae directamente en los padres y autoridades encargadas de los niños, por lo que educar con el ejemplo es fundamental e igualmente beneficioso para niños y adultos.

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas