Nuestros sitios
Compartir

Entendiendo la Ansiedad

Por: Diabetes Juntos x ti 03 Dic 2015
La ansiedad es una respuesta normal ante una amenaza; sin embargo, cuando se vuelve una constante e interfiere con la vida diaria es un problema […]
Entendiendo la Ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal ante una amenaza; sin embargo, cuando se vuelve una constante e interfiere con la vida diaria es un problema nervioso grave que debe ser tratado y para ello, debe ser comprendido y aceptado por quien la padece.

Entendiendo la Ansiedad

La ansiedad se puede presentar de manera leve o intensa. Cuando es leve se trata de cierta inquietud o nerviosismo. Cuando es intensa se desencadena el miedo, el terror y el pánico; esto provoca que la persona esté distraída, tensa y siempre alerta. La gente que lo padece suele creer que otras personas no pueden comprender cómo se siente y, por lo tanto, no pueden ayudarlo, lo cual provoca una sensación de soledad y temor.

Te recomendamos este video

Ya que las personas que sufren de ansiedad siempre están preocupadas, a veces sin razón aparente, suelen tener hábitos repetitivos para tratar de disminuir y sentir un cierto control sobre dicha sensación. Por ejemplo, hay personas que se muerden las uñas, algunas se rascan y otras mueven los pies repetidamente. Una de las reacciones más comunes es fumar, pues la nicotina actúa en el cerebro y ayuda a disminuir la ansiedad; ciertos alimentos y bebidas producen una calma similar, por lo que no es raro que personas alteradas coman o beban en exceso durante estos momentos.

entendiendo-la-ansiedad-1

PUBLICIDAD

A pesar de que la ansiedad se debe a ciertos temores y sentimientos, sí pueden presentarse síntomas físicos como sudoración excesiva y temblores. En casos más graves, la persona puede percibir los latidos de su corazón y hasta una opresión en el pecho. Un episodio fuerte puede incapacitar a alguien para llevar a cabo las tareas diarias, incluso las más básicas.

Lamentablemente, la ansiedad se puede presentar tanto de día como de noche, ya que los pensamientos de preocupación son los que provocan que el temor aparezca y que se padezca insomnio, al día siguiente la persona estará cansada pero seguirá ansiosa por lo que se vuelve un círculo vicioso. Después de cierto tiempo, quien sufre de ansiedad presenta una conducta evasiva ante las situaciones que provocan temor o preocupación.

La ansiedad es una forma de enfrentar una amenaza por lo que no es raro que se presente de vez en cuando, especialmente en días de mucho estrés por el trabajo o problemas personales; sin embargo, cuando la ansiedad se vuelve un problema constante que te causa cansancio y dificultades para comunicarte y relacionarte, es hora de acudir con un Terapeuta que te ayudará a controlar y liberar de manera adecuada esas preocupaciones que alteran tu salud mental. Lo más importante es admitir que se padece de ansiedad, no hay que temer a este problema, pues para enfrentarlo se requiere de ayuda y voluntad.

 

Fuentes: Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés; American Psychological Association; Anxiety and Depression Association of America; Hercilia Ortiz.

 

LEE MÁS CONTENIDO