Nuestros sitios
Compartir

Glaucoma: segunda causa de ceguera en el mundo

Por: Diabetes Juntos x ti 10 Mar 2016
Antecedentes familiares, Diabetes, hipertensión, miopía y más de 40 años de edad son factores de riesgo para desarrollar glaucoma.
Glaucoma: segunda causa de ceguera en el mundo

El glaucoma es una alteración de las fibras del nervio óptico, producida por el aumento de la presión intraocular, lo que lleva a una disminución del campo visual. Se trata de una enfermedad crónica, progresiva e irreversible, y es la segunda causa de ceguera en el mundo, afirma una especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La doctora Gloria López-Ruíz Sandoval, adscrita al Servicio de Glaucoma del Hospital de Especialidades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, afirma que el glaucoma es una enfermedad asintomática que afecta primordialmente a personas mayores de 40 años, con antecedentes familiares del padecimiento, personas con Diabetes o hipertensión y en nuestro país, aproximadamente, un millón 200 mil mexicanos lo padece.

Te recomendamos este video

Debido a la importancia del glaucoma y al incremento en el número de pacientes, la especialista hizo un llamado para que aquellos que se encuentran en riesgo acudan a revisión por parte de un Oftalmólogo, único especialista capacitado para diagnosticar la enfermedad.

Es importante mencionar que la enfermedad aumenta de acuerdo con la edad, además de ser asintomática, y sólo en etapas avanzadas es cuando los pacientes llegan a tener alguna molestia, como tropiezos, o dolor de ojos severo, que en muchas ocasiones los lleva al servicio de Urgencias.

En algunas ocasiones, el paciente se queja de dolor de cabeza y dolor ocular, que generalmente aparecen en personas con Diabetes. Una vez que se detecta glaucoma, se inicia tratamiento basado en gotas que ayudan a disminuir la presión intraocular, único factor del glaucoma que se puede controlar.

Sin embargo, cuando ya no son suficientes, se utiliza láser o algunos tratamientos quirúrgicos, aunque ninguno es curativo, pues solamente retrasan la evolución de la enfermedad, puntualizó.

Es recomendable, dijo la especialista, acudir a una revisión periódica mínimo cada año para tener una detección oportuna, ya que al detectarse a tiempo, el pronóstico es mucho mejor, porque se da tratamiento y se retrasa el desarrollo de ceguera.