Nuestros sitios
Continúa leyendo:
¿Cómo se adquiere la Diabetes?
Comparte
Compartir

Malos hábitos, enemigos de la salud en México

Por: Diabetes Juntos x ti 23 Feb 2016
Mejorar ciertas costumbres evita enfermedades crónicas
Malos hábitos, enemigos de la salud en México

La población mexicana tiene malos hábitos alimenticios y estos son la causa de varias enfermedades crónicas como la Diabetes, la obesidad y el sobrepeso.

Malos hábitos, enemigos de la salud en México

Evitar el consumo de bebidas azucaradas, productos chatarra y alimentos fritos o capeados es parte de los hábitos que los mexicanos necesitamos para recuperar la salud.

La familia, principal problema

Te recomendamos este video

El principal inconveniente de los mexicanos para mantener el peso ideal es el mal hábito nutricional que se inculca desde el núcleo familiar; por ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) promueve una alimentación balanceada y orienta sobre la prevención de enfermedades mediante el Programa PrevenIMSS y los departamentos de nutrición y dietética de las unidades médicas.

La nutricionista del Hospital General de Zona 1 A “Doctor Rodolfo de Mucha Macías”, Rebeca Milheim López, aseguró que acudir con los especialistas permite a los pacientes mantener un estado de salud adecuado para evitar sobrepeso u obesidad, así como mejorar la calidad de vida.

PUBLICIDAD

Los principales malos hábitos son:

  1. Consumir más calorías de las que se requieren. Según la especialista en México se ingieren bebidas azucaradas en abundancia, a ello se suma el estilo de vida sedentario que impide quemar el exceso de energía.
  2. Desconocer los grupos alimenticios. Otro factor es desconocer lo que aporta cada grupo alimenticio. Comer en exceso alimentos de cierto grupo desbalancea la alimentación; por ejemplo, es importante moderar la cantidad de cereales o productos animales que se incluyen en la dieta a lo largo del día, explicó.
  3. Comer productos chatarra en exceso es otro mal hábito, ya que aumenta la ingesta de grasas y sal, no otorgan beneficio a la salud y, por el contrario, resulta difícil para el cuerpo desecharlas. Lo mismo sucede con los alimentos fritos, capeados o empanizados.
  4. Eliminar un tiempo de comida. Milheim López mencionó que eliminar alguno de los horarios de los alimentos (desayuno, comida y cena), masticar rápido, destinar poco tiempo para ello o comer durante todo el día, sin horas fijas, son rutinas que impiden mantener una alimentación saludable.

¿Qué hacer?

La especialista recomienda que las personas acudan con Nutriólogos para que, de acuerdo con el estilo de vida de cada persona, así como su edad, peso y estado de salud, se pueda establecer una dieta balanceada.

Por otra parte, recomendó a los padres de familia recibir orientación sobre los hábitos alimenticios que deben asumir para inculcarlos a sus hijos, así como la práctica de actividad física que mejora la calidad de vida y disminuir el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.