Nuestros sitios
Compartir

Qué son las dislipidemias

Por: Diabetes Juntos x ti 21 Feb 2017
Conoce acerca de estas alteraciones en la sangre y sus consecuencias.
Qué son las dislipidemias

Los lípidos o grasas orgánicas como el colesterol y los triglicéridos son necesarios para diversas funciones en nuestro organismo tales como la reserva energética o la absorción de diversas vitaminas. El transporte de lípidos en la sangre se da a través de lipoproteínas, pero cuando estas lipoproteínas no se encuentran en equilibro se presenta un aumento anormal de lípidos en la sangre que se conoce como dislipidemia.

Existen diversos tipos de lipoproteínas y se clasifican según su densidad, entre ellas se encuentran las lipoproteínas de baja densidad o LDL, estas transportan el colesterol desde el hígado hacia el resto del cuerpo, pero su exceso puede ser dañino para el organismo; también están las lipoproteínas de alta densidad o HDL que ayudan a remover el exceso de lípidos para que sean eliminados a través del hígado, la alta presencia de estas lipoproteínas previene enfermedades cardiovasculares.

Te recomendamos este video

Cuando los HDL se encuentran bajos, el exceso de lípidos no puede ser adecuadamente eliminado, aumentan los lípidos en la sangre y algunos tipos de colesterol y triglicéridos se adhieren a las paredes de las arterias engrosándolas y obstruyendo la circulación sanguínea; esto incrementa el riesgo cardiovascular y de no ser detectado a tiempo puede desencadenar un infarto o derrame cerebral.

Qué son las dislipidemias

La dislipidemia puede tener su origen en trastornos digestivos, hepáticos o relacionados a la tiroides, también puede ser a causa del consumo de grasas –principalmente de origen animal– el sedentarismo, la obesidad, el consumo de alcohol o el fumar. La Diabetes se asocia a la dislipidemia, particularmente la tipo 2, a menudo se presenta en el diagnóstico o en la fase de prediabetes y está relacionado al estilo de vida característico de personas con obesidad, es decir: poca actividad física, falta de control de índice de glucemia, alcohol y tabaquismo.

PUBLICIDAD

Por lo general no se presentan síntomas, aunque puede existir dolor abdominal, fatiga o zumbido de oídos. Mantener un peso saludable nos hace menos proclives a desarrollar dislipidemia y el ejercicio favorece el aumento de HDL y la reducción de LDL. El tratamiento se basa en cambio de hábitos que incluye una alimentación más adecuada y actividad física, en ocasiones se utilizan medicamentos con el fin de evitar futuras complicaciones, es importante acudir a un médico pues el tratamiento tiene que ser individualizado acorde a la situación del paciente.

 

También te puede interesar:

5 consejos para evitar la dislipidemia

Diabetes, hipertensión y dislipidemia

NOTAS RELACIONADAS