Nuestros sitios
Compartir

Síntomas de Diabetes, ¿por qué suceden?

Por: Diabetes Juntos x ti 09 May 2015
Entendiendo la Diabetes nos será más fácil aprender a controlarla
Síntomas de Diabetes, ¿por qué suceden?

Detrás de los síntomas de Diabetes existe una razón de ser. En este artículo, además de informarte cuáles son sus síntomas, te decimos por qué se manifiestan.

  1. Micción frecuente. Cuando la sangre está llena de azúcar, los riñones, que son los responsables de la circulación de nutrientes en el cuerpo y de la expulsión de sustancias de desecho, notan que algo está mal y deciden eliminar el exceso de glucosa mediante la orina, lo cual acelera la producción de ésta, sobre todo cuando los niveles de azúcar rebasan los 180mg/dl.
  2. Sed. A medida que la orina se elimina se pierde agua en el cuerpo y cómo ésta es un líquido vital, el cuerpo la pide y se manifiesta mediante la sed.
  3. Hambre en exceso. La glucosa es el alimento de las células y se produce gracias a lo que comemos. Con la Diabetes las células no reciben ese combustible para realizar sus funciones y entonces el cerebro manda la sensación de apetito para poder compensar esa falta y de esta forma producir glucosa. Paradójicamente esta energía no se recibe, formando una cadena interminable.
  4. Cansancio. Como las células no pueden absorber la glucosa, están privadas de energía, lo cual te lleva a experimentar cansancio físico y mental. El cansancio mental puede dejarte con la cabeza aturdida y emocionalmente frágil, mientras que el cansancio físico te lleva a debilidad en los músculos.
  5. Pérdida rápida de peso. Como tu cuerpo necesita energía para realizar todas sus actividades y no la obtiene empieza a echar mano de la grasa que se tenga acumulada. Lo malo de esta acción es que al “quemar” la grasa produce sustancias de desecho denominadas cetonas. No atender el hecho de que se están produciendo cetonas de una forma inmediata puede descompensar a la persona y producirle una de las complicaciones más severas de la Diabetes: la cetoacidosis diabética, la cual debe ser tratada en el hospital.
  6. Enfermedades infecciosas recurrentes. El exceso de glucosa en la sangre vuelve a las células del sistema inmune menos eficientes en el combate contra bacterias y virus que causan infecciones. Lo peor es que algunos de esos agentes patógenos se alimentan de glucosa, y en caso de Diabetes, esta es muy abundante en sangre por lo que se facilita su multiplicación y aumenta la amenaza que representan. El resultado puede ser enfermedades frecuentes en las vías respiratorias, vías urinarias, en las encías y en caso de las mujeres, pueden desarrollarse infecciones vaginales por hongos.
  7. Hormigueo en manos y pies. El exceso de glucosa en sangre puede lesionar los nervios, condición que se manifiesta primero en las extremidades en forma de hormigueo o sensación quemante. El daño causado por la elevación de azúcar también puede afectar a los nervios del tracto digestivo provocando náuseas, diarrea o estreñimiento.