Nuestros sitios
Compartir

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Por: Diabetes Juntos x ti 01 Oct 2013
Un nuevo reto
Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH es un padecimiento de origen biológico, ocasionado por un desequilibrio bioquímico (el cerebro trabaja básicamente por medio de sustancias químicas llamadas neurotransmisores, y de estímulos eléctricos). Dicho desequilibrio es de origen genético en más de 30% de los casos, y el 70% se asocia con antecedentes de riesgo neurológico que, al parecer, condicionan la aparición de disfunción cerebral.

Algunos síntomas son:

Falta de concentración: Las personas con TDAH tienen periodos de atención cortos y les cuesta trabajo concentrarse en un solo tema. Pasan de una actividad a otra.

Distracción: Su mente es bombardeada por un sinfín de ideas, todas de distintos temas.

Desorganización: Les cuesta trabajo jerarquizar sus pensamientos, definir las tareas que debe realizar e identificar prioridades.

Tensión disruptiva: Tienden a interrumpir conversaciones de grupos o a externar sus ideas sin escuchar a sus interlocutores.

Descuidos: Tanto en sus cuidados personales como en el manejo de sus cosas son olvidadizos, por eso tienen a extraviar sus pertenencias y enfrascarse en la búsqueda de éstas.

Desidias: Muestran falta de interés en sus obligaciones y esto a veces afecta sus relaciones interpersonales.

Desesperación: No tienen noción del tiempo ni de la paciencia que requiere desempeñar ciertas actividades, por lo que no son capaces de esperar su turno para jugar, en la fila del cine o en cualquier situación en la que no tengan participación.

Actitud desafiante: Suelen adoptar actitudes retadoras, desobedientes e irritables ante cualquier imposición, rutina o llamada de atención.

Lo mejor para las personas con TDAH y su familia es detectar la existencia del trastorno y llevarlo con un Psiquiatra especialista, quien se encargará del tratamiento. Es importante que sepas que la existencia de TDAH no implica la presencia de una deficiencia intelectual , coeficiente intelectual bajo o capacidad limitada, pero sí es importante que se atienda para que el pequeño no sea tratado como un “niño problema”.

¿Qué pasa con la Diabetes?

Los niños con Diabetes deben aprender a manejar el trastorno, es claro que el reto de responsabilizar a un niño de los cuidados de la Diabetes cuando tiene TDAH se vuelve más pesado. Y es que ahora, además de desarrollar las herramientas necesarias para desempeñar sus deberes cotidianos, tendrá que acostumbrarse a medirse la glucosa, inyectarse insulina y ser selectivo con sus alimentos y para realizarlas correctamente requiere de disciplina, atención y constancia.

A nivel emocional, el niño con Diabetes y TDAH puede sentir que su salud ha sido tomada como rehén y el rescate necesario para recuperarla exige un sin fin de atenciones para las cuales no está preparado. Como padres, se tiene la responsabilidad de sacar adelante a los pequeños y esto involucra reconocer las limitaciones que se tiene, así como acudir a los especialistas para guiar a los niños por el camino más conveniente.

Los niños a diferencia de los adultos, aprenden muy rápido, así que ¡ánimo! Poco a poco logrará establecer las rutinas y hábitos que necesita.