Nuestros sitios
Compartir

10 mitos y realidades sobre la leche deslactosada

Por: Diabetes Juntos x ti 14 May 2020
¿La leche deslactosada es buena si padeces Diabetes? ¿Te ayuda para bajar de peso? ¿Sólo es para adultos? Conoce esto y más sobre la leche deslactosada.
10 mitos y realidades sobre la leche deslactosada

La leche deslactosada está elaborada para aquellas personas que no digieren adecuadamente los lácteos animales. No obstante, es una bebida en torno a la cual se han generado muchas falsas creencias y mitos que hoy te aclararémos.

1. La leche deslactosada tiene poca azúcar

Falso. La separación industrial de los azúcares de la lactosa (carbohidrato de la leche), no modifica la cantidad que de tiene la leche deslactosada, sólo reduce las molestias intestinales a las personas que no cuentan con la enzima que se encarga de hacer esto en el intestino delgado.

2. La leche deslactosada tiene menos proteínas

Te recomendamos este video

Falso. Un estudio realizado por la Profeco a 27 marcas de leche deslactosada, comprobó que más del 95% de las leches deslactosadas tienen el contenido proteico mínimo por litro (30 g) establecido por la Norma Oficial Mexicana, que regula las especificaciones que se deben cumplir para poder ser consideradas como leches.

3. La leche deslactosada tiene poca grasa

Falso. El proceso al que se somete la leche deslactosada no le quita grasas, por ello, si el intolerante a la lactosa quiere bajar de peso o tiene una enfermedad cardiovascular, no debe tomar más de una o dos porciones de esta (según lo indique su Médico) y preferir una que sea parcial o totalmente descremada.

4. La leche deslactosada es para los alérgicos a la leche

PUBLICIDAD

Falso. La transformación que se le realiza a esta leche no altera el contenido de caseína, proteína de origen animal ante la cual ciertas personas presentan alergia, que se manifiesta por alteraciones intestinales, prurito, manchas o cerrazón de garganta. Lo cual es muy diferente de la intolerancia a la lactosa.

¿Alergia o intolerancia?

5. La leche deslactosada es mejor que las leches vegetales

No necesariamente. Aun cuando esta leche es alta en proteínas y minerales, hay otras leches hechas con soya, avena, nueces y almendras que también te proporcionan estos nutrientes. Escoge las que no tengan azúcar adicional y si puedes, prepáralas en casa.

6. Poca gente toma leche deslactosa

Falso. Si se considera que cada década las personas pierden cierta capacidad para digerir la lactosa, se entenderá el porqué cada vez hay más personas que prefieren este tipo de leche. Antes de comenzar a consumirlos, coméntaselo a tu Médico para ver si no requieres algún estudio que confirme esta intolerancia.

7. La leche deslactosada es solo para adultos

Falso. Hay algunos niños e incluso bebés que padecen intolerancia a la lactosa desde que nacen. Sin embargo, la inclusión de la leche deslactosada en la dieta del niño amerita una consulta con el Pediatra para saber qué estudios se requieren para descartar que se trata de una alergia a la caseína o reflujo gastroesofágico.

8. La leche deslactosasa solo se puede sustituir con otros lácteos

No realmente. El yogur natural y los quesos blancos son buenos reemplazos de la leche, pero las hojas verde oscuro (espinacas, acelgas), las leguminosas (frijoles, garbanzos) y algunos pescados (sardina y salmón) también son una alternativa para no tener una deficiencia nutrimental al suprimir esta bebida.

9. Las personas con diabetes pueden beber leche deslactosada

Cierto. No obstante, debido a que al separar la lactosa, se eleva el índice glucémico de este alimento, es conveniente que esta población tome esta leche sin saborizar y la acompañe con alimentos ricos en fibra, proteínas, frutas con cáscara y cereales integrales para contrarrestar este efecto.

Diabetes y leche

10. La leche deslactosada disminuye la inflamación del colon

En el caso de las personas con síndrome de colon irritable o alguna infección intestinal crónica, es mejor acudir con un Gastroenterólogo si a pesar de sustituir la leche entera por la deslactosada se sigue padeciendo dolor abdominal o contracciones intestinales.

FUENTES: Jorge Vázquez, Director Médico del Centro Especializado en Atención de Diabetes y Obesidad; Alejandra Oropeza, Nutrióloga adscrita a la Clínica de Atención Integral al paciente con Diabetes y Obesidad del Hospital General de México.

LEE MÁS CONTENIDO