Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¡A probar sea dicho!

Por: Diabetes Juntos x ti 10 Feb 2012
Cuando los alimentos no nos saben tan bien e incluso pareciera que comemos metal, entonces, ¿qué pasa?
¡A probar sea dicho!

 

 Probamos todo tipo de sabores a lo largo de nuestra vida. La comida eleva el estado de ánimo de las personas, pero cuando los alimentos no nos saben tan bien e incluso pareciera que comemos metal, entonces, ¿qué pasa?

Bien, la razón es porque la Diabetes provoca alteraciones en el sistema nervioso central, lo que afecta el sentido del gusto. Por ello cuando se prueba algo, ya sea salado, dulce, amargo o ácido, el sabor lo identificará con mayor delicadeza la punta de la lengua, a comparación de los bordes laterales.

En un estudio realizado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se obtuvo que hay alteraciones ante el sabor dulce, pero permanece su agudeza ante lo salado, lo amargo y ácido, es decir, se perciben de mejor manera, no hay rechazo.

Además, al degustar algunos alimentos, estos llegan a saber a metal, lo cual genera rechazo, aunque sea el más suculento manjar.

A pesar de esta condición, se encontró que las personas con glucosa controlada no mostraron alteraciones ante lo dulce. Y con ello, se determinó que una manera de contrarrestar la pérdida de sensibilidad gustativa es con un buen control de azúcar.

Por ello, si quieres disfrutar de las delicias culinarias, opta por una dieta adecuada y un tratamiento óptimo, de esta manera, se reducirá la cantidad de azúcar en la sangre, y con ello mejorará el sentido del gusto. Ahora sí, ¡a probar sea dicho!

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas