Nuestros sitios
Compartir

Dieta DASH

Por: Diabetes Juntos x ti 12 Oct 2018
Un herramienta para evitar la hipertensión
Dieta DASH

Este plan es el resultado de investigaciones científicas realizadas en distintos centros médicos de Estados Unidos, en 1997, y sus siglas en inglés significan “abordaje dietético para detener la hipertensión” (Dietary Approach to Stop Hypertension).

¿Para qué sirve la dieta DASH?

La Dieta DASH tiene el objetivo de ayudar a bajar la presión arterial. Tiene una gran variedad de alimentos, pues maneja productos de todos los grupos alimenticios y por tanto no es restrictiva, sin embargo debido al balance, contiene pocos minerales y sodio, lo cual la convierte en la dieta ideal para controlar o evitar la hipertensión. A primera vista parecería una dieta bastante generosa y cualquiera podría dudar de sus efectos. Sin embargo, los estudios dicen que quienes siguen esta dieta reducen varios puntos de su presión arterial en 14 días. Además, también ayuda a prevenir la osteoporosis, las enfermedades del corazón, la apoplejía (accidentes cerebrales) y la Diabetes.

¿Cómo es la dieta DASH?

Te recomendamos este video

El secreto de la dieta DASH es el tamaño de las porciones y las calorías que se ingieren diariamente. En un plan alimenticio DASH se hace un balance con los nutrientes, la cantidad y las calorías necesarias en un día, así tu salud en general mejora y tu presión arterial se beneficia. Además, reduce la cantidad de sal en tus comidas y aumenta los alimentos con calcio, magnesio y potasio, los cuales funcionan como diuréticos y ayudan a que tu cuerpo elimine más sal, ayudando a mantener a la presión arterial bajo control desde varios puntos.

Alimentos y porciones de la dieta DASH

Los grupos de alimentos recomendados y las cantidades que deben consumirse son las siguientes:

  • Granos. 7 a 8 porciones al día. Esta categoría incluye pan, cereales, arroz y pastas integrales; no se recomiendan alimentos elaborados con harinas refinadas (aquellos en que los granos no conservan su cascarilla), como pan blanco y pastas comunes.
  • Vegetales. 4 a 5 porciones por día. Incluye a verduras como espinaca, brócoli, zanahoria, calabaza, papa y jitomate, así como frijol y chícharo.
  • Frutas. 4 a 5 porciones diarias. No hay restricciones y pueden ser consumidas frescas y secas, ya sea enteras, en jugos o purés.
  • Lácteos. 2 a 3 porciones por día. Se aconsejan leche, queso y yogur; todos semidescremados. Carnes, pollo y mariscos. 1 a 2 porciones al día. Estos alimentos son fuente de proteínas, por lo que los nutriólogos suelen añadir en esta categoría a otros productos que proporcionan los mismos nutrientes, como huevos y tofú.
  • Grasas. 1 a 3 porciones diariamente. Incluyen mantequilla, margarina, mayonesa y aderezos para ensaladas. Frutos secos y leguminosas. 4 a 5 porciones semanales. Esta categoría contempla a nueces, pepitas, avellanas, cacahuates, crema de cacahuate y lentejas.
  • Dulces. 1 a 5 porciones semanalmente. Incluye azúcar, mermeladas, chocolates, refrescos y concentrados de frutas. Si tienes Diabetes, estos no deben entrar en tu dieta.

Recuerda: antes de iniciar una dieta, consulta con tu Médico.

PUBLICIDAD