Nuestros sitios
Compartir

Enemiga de la buena alimentación: la monotonía

Por: Diabetes Juntos x ti 27 May 2014
Aquí te decimos cómo salir de la rutina
Enemiga de la buena alimentación: la monotonía

Típico: comienzas una nueva vida y decides comer más saludable, pero tu idea de comida sana es ensalada, carne o pollo asado y jitomates con limón y chile. A la semana, estás cansado de tu nueva vida y decides volver a comer como antes lo hacías, ya que te sentías mucho mejor a pesar de que eso impactaba directamente en tus niveles de glucosa.

¿Qué fue lo que salió mal? ¡La monotonía! Comer siempre lo mismo, es algo que cansa y que al final, por más voluntad que se tenga de comenzar una vida saludable, termina por dejarse. La monotonía es el peor amigo de la alimentación. Hay que dar variedad a los platos y los ingredientes, de lo contrario se entra en una espiral de desgana que acaba por empeorar nuestros hábitos alimenticios.

Te recomendamos este video

Por otro lado, comer siempre lo mismo puede provocar falta de nutrientes. Comer siempre los mismos alimentos y las mismas preparaciones culinarias facilita que a la larga, haya un déficit de algún nutriente y que, por tanto, algo comience a funcionar mal en el cuerpo.

¿Qué hacer para evitar la monotonía en mi dieta?

  • Haz una lista semanal con los platillos que puedes preparar o que te gustan.
  • Dale variedad eligiendo ensaladas, pollo, carne, pescado uno cada día.
  • También elige lo que desayunarás y cenarás, así como las colaciones
  • Averigua diferentes formas de cocinar tus platillos favoritos
  • Explora nuevos ingredientes, salsas, aderezos y especias
  • Introduce preparaciones y alimentos diferentes, aunque no sea a diario, alguna vez por semana.

Las dietas estrictas suelen ser monótonas, y no funcionan ni para bajar de peso, ni para controlar tu glucosa, pues en un par de semanas, a lo mucho, se abandonan. Es normal que comer siempre lo mismo aburra y al final lo que sucede es que se echa mano de botanas o galletas que pueden adquirirse en cualquier tienda. La variedad de alimentos y recetas es una forma de enriquecer nuestra alimentación. Para eso, por supuesto, hay que meterse en la cocina y saber comprar.