Nuestros sitios
Compartir

15 Tips para comer saludable fuera de casa

Por: Diabetes Juntos x ti 08 May 2015
Sí de puede lograr el control aunque no comas en tu casa. Aprende cómo.
15 Tips para comer saludable fuera de casa

Uno de los pretextos más comunes entre las personas con Diabetes que no llevan una adecuada alimentación, es que comen fuera de casa. Pero ¿en realidad es un problema o se trata de una deficiente toma de decisiones sobre lo que deben comer?

Existen un sinfín de opciones para comer fuera de casa y un buen control consiste en que aprendas a elegir entre la gama de posibilidades, lo más saludable para ti. Ya sea que comas en un restaurante, que ordenes para llevar, o que compres comida en un restaurante de comida rápida, puedes disfrutar comer en la calle sin tener que perder el control.

Tips para comer saludable fuera de casa si tienes Diabetes

Te recomendamos este video

Existen ciertos tips que pueden ayudarte a no comer mal en la calle:

  1. Elige el lugar. Parte de quererte a ti mismo es cuidar de tu alimentación, elige un lugar limpio donde las personas que sirvan tus alimentos cuenten con la higiene necesaria y asegúrate que hay opciones saludables.
  2. Evita la canastita de pan. Definitivamente tienes mucha hambre y el mesero tarda en traer tus alimentos, ¿qué haces? comes un poco del pan de la canasta para aliviar tu apetito. Está comprobado que en esta acción te llevas unas 100 ó 200 calorías de más, sobre todo si usas la mantequilla, las salsitas y además comSi las porciones son muy grandes intenta lo siguiente:es un par de totopos. La solución es que pidas al mesero que retire la canastita de pan o que la traiga cuando te sirva tu platillo.
  3. Lee cuidadosamente el menú. Asegúrate de entender los términos de preparación de manera que puedas ordenar con inteligencia.
  4. Elige comida que al vapor, a la parrilla o al horno.
  5. Di no a las calorías de más. Evita alimentos fritos, empanizados, capeados, grandes, supremos, con gravy (salsa de extractos de carne y/o verdura) o con la mayoría de salsas (mantequilla, queso, crema, salsa Alfredo, etc.). Estos alimentos contienen mucha grasa y calorías.
  6. Inicia con una ensalada o con un tazón de sopa. No tendrás tanta hambre ni estarás tentado a comer papas si comes primero una ensalada de verduras frescas. Si prefieres sopa, evita las que tienen ingredientes hechos con crema.
  7. Si la ensalada que pides tiene alimentos adicionales altos en grasa como queso, huevo, picatostes (cuadritos de pan fritos), nueces y tocino, elige uno y pide al mesero que no le ponga los demás.
  8. Pide que el aderezo de la ensalada te lo sirvan aparte.
  9. Come muchas verduras. Las verduras añaden volumen a una comida y te ayudarán a sentirte satisfecho sin agregar muchas calorías. Prefiere verduras que estén preparadas de manera simple. Incluso si la verdura del día es brócoli con salsa de queso, el restaurante puede servirte brócoli al vapor sin la salsa.
  10. Come hasta satisfacerte. Olvida el consejo de tu mamá de no pararte de la mesa hasta terminar lo que hay en el plato. Definitivamente no debes comer todo lo que te sirvan en el plato en un restaurante. En muchos restaurantes sirven hasta 15 veces el tamaño de porción recomendado.
  11. Comparte tu entrada con tu acompañante.
  12. Come hasta sentirte satisfecho y pide lo demás para llevar.
  13. Sé el último en empezar a comer. Al ser el último en empezar a comer te dará tiempo para recordar que debes comer despacio.
  14. Mastica lentamente cada bocado para disfrutar su sabor, esto además de provocarte un mayor disfrute de los alimentos, ayudará a tu cerebro a reconocer la señal de saciedad.
  15. Evita las bebidas alcohólicas.