Nuestros sitios
Compartir

El poder de la fibra en nuestro cuerpo

Por: Diabetes Juntos x ti 03 Sep 2013
¿Consumes la suficiente?
El poder de la fibra en nuestro cuerpo

La fibra es uno de los alimentos más complejos que, gracias a los múltiples beneficios que ofrece al organismo, es altamente recomendada por los especialistas para su consumo diario, pues constituye una parte fundamental de una dieta sana y equilibrada. 

¿Qué es la fibra?

La fibra es una sustancia de origen vegetal caracterizada por aumentar el volumen de los alimentos con los que se mezcla, por lo que con frecuencia es utilizada para promover la pérdida de peso. Además, contribuye al proceso digestivo; razón por la cual, se recomienda para tratar el estreñimiento, problemas de divertículos, diabetes, enfermedades coronarias o dislipidemias.

La fibra y los alimentos

Para saber si un alimento tiene la fibra necesaria, la Nutrióloga y Coordinadora de Medios Científicos en Recorrido por la Salud, Miriam Gutiérrez, explicó que es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

Alto en fibra: Contiene más de 5 gramos por porción.

Buena fuente de fibra: Cuando por porción contiene de 2.5 a 4.9 gramos.

Adicionado con fibra: Cuando, por lo menos, tiene 2.5 gramos más de fibra que el alimento sin ella.

El consumo de frutas y verduras, especialmente consumidas de forma natural, contribuye a mejorar nuestro aporte de fibra al organismo.

Tipos de fibra

Existen dos tipos de fibra presentes en los alimentos:

Fibra soluble. Esta fibra atrae el agua formando una especie de mezcla gelatinosa que se une al colesterol y ácidos biliares, favoreciendo su eliminación.

Fibra insoluble. La fibra insoluble se encarga de dar saciedad, lo que favorece la pérdida de peso, además de ayudar a acelerar el tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento y enfermedades como el cáncer de colon.

Recomendaciones

Miriam Gutiérrez recomienda ingerir diariamente de 25 a 35 gramos equilibrando ambos tipos de fibra, es decir, por cada gramo de fibra soluble, consumir 3 de fibra insoluble.

Asimismo, indica que, aunque existen alimentos empaquetados con fibra, la mejor fuente es la proveniente de las verduras y frutas con cáscara, como la manzana, los cereales integrales y las leguminosas.

  • Consume de dos a tres porciones de verduras y dos o tres piezas de fruta al día.
  • Evita los jugos, pues al extraer el jugo, la fibra se pierde.
  • Incluye en tu dieta leguminosas al menos dos veces a la semana.
  • Toma suficiente agua.