Nuestros sitios
Compartir

¿Te gustan las hamburguesas?

Por: Diabetes Juntos x ti 19 Jun 2020
Descubre su poder Diabético
¿Te gustan las hamburguesas?

Definitivamente comerte una hamburguesa de vez en cuando no te hará propenso a la obesidad ni a la Diabetes, pero comerlas seguido trae como consecuencia un aumento de peso que puede derivar en muchas complicaciones a la salud.

Comer regularmente porciones grandes de comida rápida elevada en calorías es considerado como un factor detonante del sobrepeso y la obesidad, por tanto, para los expertos en salud, evitar las hamburguesas y el pollo frito de las cadenas de comida rápida disminuiría el riesgo de desarrollar Diabetes tipo 2, una condición que está íntimamente relacionada con la obesidad.

Según un estudio llevado a cabo por la doctora Julie R. Palmer, de la Boston University en Massachussets, las mujeres negras que comían hamburguesas o pollo frito al menos dos veces por semana eran entre un 40 y un 70 por ciento más propensas a desarrollar Diabetes tipo 2, durante 10 años, que sus pares que nunca ingerían esos alimentos con gran cantidad de calorías.

Según un reporte publicado en American Journal of Clinical Nutrition, el equipo de Palmer observó el consumo de comida rápida, el estilo de vida y el desarrollo de la Diabetes en 44 mil 072 mujeres negras que completaron cuestionarios desde 1995.

Comparado con las mujeres que dijeron, en 1995 y nuevamente en el 2001, que nunca consumían comida rápida, aquellas que ingerían hamburguesas, pollo o pescado frito o comida china más de una vez por semana tenían en promedio un mayor Índice de Masa Corporal (IMC).

Según el equipo de Palmer, no sólo el IMC de las consumidoras de comida rápida era de 28 o 29 -lo que indica claramente sobrepeso según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades-, sino que ese grupo también aumentó más de peso durante el estudio.

Entre las 2 mil 873 mujeres que desarrollaron Diabetes en 10 años, los expertos notaron una mayor probabilidad de contraerla en las consumidoras de hamburguesas y pollo frito, pero no en las de otras comidas rápidas.

El equipo de Palmer sugiere que es posible hallar asociaciones similares en hombres y mujeres y destaca la necesidad de que se realicen más investigaciones sobre la relación entre la comida rápida y la Diabetes, en otras poblaciones.

LEE MÁS CONTENIDO