Nuestros sitios
Compartir

Endulzar tu paladar no está prohibido

Por: Diabetes Juntos x ti 15 Mar 2016
Existen otras maneras de endulzar tu paladar sin afectar el control de tu glucosa.
Endulzar tu paladar no está prohibido
Cuando se escucha la palabra azúcar se relaciona con postre, alegría, energía y antojo, pero cuando se tiene Diabetes, no hay de otra que alejarse lo antes posible de la azúcar refinada.

Sabemos que es muy difícil negarle al cuerpo su consumo, pues a la mayoría de los alimentos les otorga ese elemento clave, el agradable sabor. Sin embargo, hay formas de sustituir a esa sacarosa, considerada por los especialistas, rica en calorías y pobre de nutrientes.

Endulzar tu paladar no está prohibido

Un claro ejemplo es el piloncillo, cuyo proceso artesanal le provee una gran cantidad de nutrientes como proteínas, minerales y vitaminas, y eso lo convierte en una excelente opción de azúcar integral para endulzar los alimentos. Se recomienda un piloncillo café claro y de consistencia sólida, pues entre más tenue su color, mayor su calidad.

Otra buena opción es la miel, sustancia espesa y viscosa que, al ser producida por las abejas a partir del néctar de las flores, la enriquece de propiedades nutricionales y medicinales. Además, tiene la ventaja de contener 38.5 gramos de fructuosa, frente a 31.0 gramos de glucosa, siendo para el organismo más sencillo digerirla. Pero ojo, las personas con Diabetes no deben excederse de 100 gramos pues posee alrededor de 305 calorías.
La canela, debido a su procedencia orgánica, de un árbol “canelero”, no sólo es fácil digerirla, sino también posee minerales, vitamina C, hierro, potasio, entre otros, los cuales ayudan principalmente a la digestión, problema frecuente en la Diabetes, al agilizar el metabolismo y reducir la irritación.

Finalmente, la vainilla, cuyas hojas se extraen de una orquídea, y que al pertenecer al grupo de especias otorga un agradable sabor, no únicamente a los postres, sino también a la comida salada.

Como ves, hay otras maneras para endulzar tu paladar sin poner en riesgo tu salud. Claro, siempre con el cuidado de no exceder su consumo.
También puede interesarte: