Nuestros sitios
Compartir

Guía de alimentación para niños con Diabetes

Por: Diabetes Juntos x ti 08 Feb 2017
Recomendaciones de cómo alimentar a tu hijo con Diabetes
Guía de alimentación para niños con Diabetes

Es necesario tener en cuenta que la insulina se debe acoplar a la dieta, y no al revés, por ello la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y la Fundación para la Diabetes crearon una guía alimenticia para la formación de niños y adolescentes con Diabetes tipo I.

Guía de alimentación para niños con Diabetes

El objetivo principal es adquirir mayor grado de conocimiento sobre la alimentación, su composición, su relación con la insulina y sus efectos en las cantidades de glucosa.

Proteínas

Son indispensables en el desarrollo de los niños, la gran ventaja de este tipo de alimentos es que no inciden en los niveles de glucosa, lo que impide un aporte extra de insulina. Algunos alimentos ricos en proteínas son: leche, carnes (pollo, cerdo, vacuno y cordero) huevos y pescado blanco.

Los hidratos de carbono

Este tipo de alimentos se deben tener bajo control, ya que estos sí repercuten en los niveles de glucosa, por ello es necesario no exagerar en su consumo. Existen dos tipos de carbohidratos: los almidones -papas y arroz- y los azúcares- frutas y postres-.

Es necesario tener presente que no se deben prohibir los azúcares en la dieta de los niños, sino reducir la cantidad de consumo.

Las grasas

Este es el alimento al que más se le debe poner atención, sobre todo en las grasas de origen animal (saturadas), en la bollería y la pastelería industrial, en los cuales deben reducir su consumo, ya que estos elevan exageradamente el peso.

Vitaminas

Son esenciales para la vida, por ello son de gran importancia en la alimentación de los niños, brindando un rico aporte las frutas y las verduras.

Los minerales

No dejes de lado a este grupo, ya que son vitales para el desarrollo del niño, como el calcio, el hierro, el yodo y el flúor que previene la caries.

¡Ojo con las etiquetas de los alimentos!

Es necesario tener cuidado con la información nutricional de los alimentos, sobre todo con la cantidad de carbohidratos, calorías y el tipo de grasas que contienen.

Sobre todo, es importante saber interpretar la información, por ejemplo:

“Bajo contenido de azúcares” : menos 5g de azúcares por 100g. de producto.

“Sin azúcares”: menos 1.5g de azúcar por 100g de producto.

Ahora sí, es momento que vayas a la cocina a preparar algo para tu hijo, un platillo donde puedas combinar proteínas y vitaminas.

Fuente. Saludycomunicación.com

Artículos relacionados:

¡Aguas con el refresco!