Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Evita que los niños coman de manera emocional

Escrito por:
Comparte la nota

Comer de manera emocional es hacerlo en respuesta a sentimientos negativos como ansiedad, depresión o enojo y no por una necesidad de alimentación fisiológica. Este tipo de comportamiento, que está ligado a la obesidad y sobrepeso, es más común en los adolescentes y adultos, pero los niños lo van aprendiendo conforme van creciendo.

Los niños y sus emociones

De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, Teach our children when to eat, los niños menores de cinco años generalmente pierden el apetito en situaciones de estrés porque su sistema digestivo baja su actividad como respuesta a esos momentos.

PUBLICIDAD

A partir de los cinco años y conforme crecen, los niños tienen mayor tendencia a comer como respuesta a ciertos estados de ánimo negativos. Además del control de las emociones, el gran problema es que cuando se tiene este tipo de hambre no se eligen alimentos nutritivos, sino comida dulce o alta en calorías que genera aumento de peso.

Cómo detectar el hambre emocional

  • Es repentina, no se da de forma gradual
  • Se recurre a comida rica en azúcar o grasas, generalmente algo muy específico como postres. Una persona que tiene hambre física se conforma con cualquier fruta o vegetal
  • No se siente saciedad. Las personas con hambre emocional siguen comiendo y no hay un punto de satisfacción, algo que sí sucede con el hambre física.

Es importante aprender a identificar estos comportamientos en tus hijos para saber qué les está molestando y poder hablar del tema para evitar atracones de comida. Procura tener en casa alimentos nutritivos como frutas y frutos secos, con ellos podrías saciar la necesidad de lo dulce o satisfacer la sensación de comer algo crujiente, que son los tipos de alimentos que se buscan en una situación emocional.

Hablar de lo que les estresa o molesta ayudará a que conforme crezcan puedan ser conscientes de cuándo tienen hambre emocional y cuándo es real, de esta manera se puede prevenir muy bien que de adolescentes puedan generar sobrepeso y obesidad por usar la comida como un método para enfrentar sus emociones.

¿Tu alimentación es emocional?

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10