Nuestros sitios
Compartir

La mandarina y sus beneficios

Por: Diabetes Juntos x ti 25 Sep 2018
En esta temporada de mandarina, no olvides consumirla
La mandarina y sus beneficios

De las frutas se dicen muchas cosas: se piensa que no son buenas para las personas con Diabetes debido a su alto contenido de azúcar, además hay otros mitos como que no se pueden comer después de las 5 de la tarde.

La realidad es que debemos consumirlas por ser altamente nutritivas, ricas en fibra, vitaminas y minerales y además, deliciosas. Existe una gran variedad de frutas que puedes escoger, lo mejor es hacerlo de acuerdo a la temporada, pues están mucho más maduras y aportan exactamente lo que tu cuerpo necesita. En épocas de frío, como otoño o invierno, es una gran recomendación consumir cítricos como el limón, la naranja o la mandarina, por citar algunos ejemplos, ya que éstas ayudan a fortalecer a tu sistema inmune.

Te recomendamos este video

Recuerda: es mejor consumir la fruta que el jugo, pues éste contiene demasiado azúcar.

¿Cuáles son los beneficios de la mandarina?

Los productos cítricos comprenden cuatro grandes familias: limones, toronjas, naranjas y mandarinas. Ésta última se considera el cítrico más afín a la naranja y su origen es chino, pero hoy su cultivo se extiende prácticamente a todo el mundo. A diferencia de otros cítricos, la mandarina casi no tiene azúcar y su contenido en agua es mayor que en el resto de los cítricos; posee importante cantidad de vitamina C, con un aporte calórico del 49%, algo menos que el de la naranja, que es 61%. El contenido vitamínico de las distintas variedades de mandarina es bajo si se compara con otros cítricos, ya que sólo contiene un tercio de vitamina C en relación a la naranja.

Aporte nutrimental de la mandarina

Sin embargo, tiene muchas otras cualidades:

  • Es rica en fibra, y  vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y C.
  • Contiene hierro, mineral que ayuda en la formación de enzimas que intervienen en reacciones químicas en todo el organismo, y es indispensable en la correcta utilización de las vitaminas del complejo B.
  • Su alto contenido en bromo favorece el sueño y convierte a este pequeño fruto en alimento ideal para la cena.
  • Al igual que otros cítricos, es buena para prevenir resfriados y para aliviar problemas de circulación sanguínea.
  • Tiene buena dosis de magnesio, elemento indispensable para la correcta asimilación de calcio y vitamina C, así como el buen funcionamiento nervioso y muscular, además de que fomenta el desarrollo de la flora intestinal y permite la absorción de nutrientes.
  • Aumenta la secreción de bilis, lo cual favorece la digestión de grasas y eliminación de residuos tóxicos, y colabora en la cicatrización de heridas y formación del esmalte dental.
  • Tiene más agua que la naranja y menos carbohidratos, por lo que es ideal si quieres hacer dieta.
  • Tienen una buena cantidad de ácido fólico o vitamina B9, que es un elemento vital en la etapa de crecimiento.
  • Contiene calcio y fósforo, los cuales son vitales para la formación de los huesos y dientes, y de suma importancia para la producción de energía a través de los alimentos, así como para la constitución de las células.