Nuestros sitios
Compartir

¡Ojo con las ensaladas!

Por: Diabetes Juntos x ti 20 Feb 2013
Aprende como identificar o hacer una verdadera ensalada saludable.
¡Ojo con las ensaladas!

Cuando pensamos en una ensalada, enseguida creemos que es saludable, sin embargo, muchas veces, este delicioso platillo puede esconder muchas calorías que no contemplamos porque sentimos que comer verduras es casi dietético. Y es que este plato admite todo tipo de ingredientes, y muchas veces no son los más recomendables, sobre todo cuando hablamos de las salsas o los aderezos.

Aquí te presentamos cómo preparar una ensalada que en verdad sea saludable:

Te recomendamos este video

Base. Por lo general, una ensalada debe llevar una base de lechuga, ya que este vegetal ayuda a saciar el hambre y contiene pocas calorías. Además debe agregarse todo tipo de verdura cruda, lo que le da al platillo su bajo aporte calórico y su poder saciante. También puedes optar por verduras cocidas o preparadas al vapor, que no aportarán tantas vitaminas, pero sí mantendrán su bajo aporte calórico.

Es cierto que partiendo de esta base existen otras variantes de la ensalada. Las ensaladas de pasta, arroz o patata son otro tipo, pero el aporte calórico es mucho mayor, además de que seguramente tendrán mayor impacto en el control de tu glucosa.

PUBLICIDAD

Proteínas. Suelen ocupar un lugar importante en las ensaladas y son necesarias para que este platillo sea en verdad nutritivo y completo. Puedes optar por agregar queso panela, pollo asado o atún, el cual es mejor consumirlo envasado con agua, ya que tiene menos calorías que el atún en aceite. Otra opción es a través del uso de huevos cocidos, sólo recuerda que lo recomendable es comer un huevo al día, ya que contiene demasiado colesterol.

Otros complementos. Muchas personas también añaden otros complementos como cebolla o pan frito. Es cierto que esta opción aporta un toque diferente y crujiente a la ensalada, además de más sabor, pero es una alternativa calórica, ya que al estar frito este ingrediente, las calorías y grasas que nos aporta son elevadas.

Por ello es mejor utilizar cebolla cruda y en vez de pan utilizar trozos crudos de pimiento o pepino que también serán crujientes y darán un sabor diferente a la ensalada.

Aderezos. Este ingrediente es con el que debes tener más cuidado, pues muchas veces, los aderezos tienen un aporte calórico importante. Debes aprender a elegir adecuadamente el tipo de salsa o aderezo que le pondrás a tu ensalada, de tal forma que siga siendo saludable. Lo ideal es el aceite de oliva virgen y vinagre, aunque muchas personas optan por la mayonesa o salsas de yogurt.

Es cierto que este tipo de aderezos dotan a la ensalada de un sabor diferente, pero no son lo más indicado si lo que deseas es restar calorías, pues al contrario, aportan demasiadas y te hacen caer en la trampa de pensar que aun así estás ingiriendo un alimento muy bajo en calorías que ayudará a tu control de peso o de glucosa.

Es muy importante que tengas esto en cuenta ya que dependiendo de los ingredientes de tu ensalada, puedes planear tu cena o desayuno y así seguir con una alimentación balanceada que te ayude a controlar tu glucosa.